La ciudad
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Crecen los robos de punguistas en el Paseo del Siglo

Comerciantes y vecinos de ese sector céntrico denunciaron que se llevan bolsos, carteras y celulares. Se trata de ladrones ya conocidos

Comerciantes y vecinos del Paseo del Siglo denuncian que crecen los robos de bolsos, carteras y celulares por parte de "históricos" punguistas, principalmente a partir del mediodía cuando se incrementa la actividad bancaria y comercial. Hasta tienen identificados a quienes "trabajan" de lunes a viernes y "los dos que vienen en moto sólo los sábados por la tarde", apuntaron las personas consultadas por LaCapital.

"Todos los días entra al shopping gente que fue robada en la vereda", aseguró Daniel, contratado como personal seguridad en el Shopping del Siglo. "Son los mismos tres o cuatro punguistas de siempre", apuntó la cajera de uno de los bares que hay por el Paseo del Siglo, entre Roca y España.

"Policías no se ven, sólo a los de Tránsito que se llevan un auto mal estacionado de vez en cuando", ironizó Belén, vendedora en un local de bolsos y carteras, quien, al igual que las demás personas consultadas en esa zona, calificó como "cotidianos" los robos de bolsos y celulares.

"Después del mediodía, son los mismos tres o cuatro pungas que están buscando agarrar a los distraídos en las mesas de los bares, cuando salen del cajero o están esperando un taxi", agregó Daniel, quien, junto con otros cinco o seis guardias, recorre por turno el Shopping del Siglo.

Los comerciantes y vecinos consultados coinciden en que después del mediodía los delincuentes comienzan a merodear la zona. También dicen que los sábados son otros dos punguistas los que dan vueltas en moto en búsqueda de víctimas, aunque en el horario de la siesta. "Esos dos vienen sólo los sábados", detalla la moza de un bar, que vio cómo ayer los que "trabajan de lunes a viernes" se llevaron el bolso de un cliente que se había sentado a tomar algo en las mesas sobre la vereda.

Graciela, una vecina que compraba alfajores en Habanna contó que en poco tiempo le robaron dos veces. Una a la salida del cajero del banco Macro, que está en el Paseo del Siglo entre Italia y Dorrego, y otra vez en Roca y San Lorenzo. Luego, se armó una charla con las vendedoras del negocio y comenzaron a recordar varios hechos más ocurridos en los últimos días.

Al igual que lo descripto en los relatos de los comerciantes de la peatonal Córdoba la semana pasada por La Capital, en torno al Paseo del Siglo los comerciantes también ya conocen a los punguistas y mecheras. Por eso, crece la indignación, "porque no hay presencia policial". En esta zona abundan las cámaras, pero los únicos uniformes que se suelen ver corresponden al personal de seguridad privada contratada por los comercios y bancos.

"Si preguntás a cualquiera de los comerciantes, te van a contar lo mismo", agregó Belén, quien señaló que al único que se "llevan de vez en cuando es a Nicolás", un joven con problemas psiquiátricos y conocido por los empleados de los negocios como "Naftita", a raíz de que casi siempre anda con un bidón de combustible.

Rocío, que trabaja en un local de venta de accesorios de celulares ubicado al lado del Shopping del Siglo, cuenta que, al "tener el local abierto a la vereda, siempre aparece alguien que intenta llevarse mercadería o robarse algo".

Según varias de las personas consultadas, el "trabajo" de los punguistas crece al mismo tiempo que la actividad económica. "Los primeros días de cada mes esto se pone feo, sobre todo a partir del mediodía por el movimiento bancario", contó un de los contratados como seguridad en un banco del Paseo, que pidió mantener el nombre en reserva.

"Acá hay complicidad policial, si todos sabemos quiénes son", coincidieron los comerciantes que, en este punto, también pidieron dejar sus identidades en reserva por temor a represalias.

Y hasta le apuntaron a un local de celulares ubicado en una galería como uno de los sitios donde se reducen los celulares robados. También apuntaron otro comercio clandestino en la zona de la cárcel de Suipacha y Zeballos.

Comentarios