La ciudad
Martes 01 de Agosto de 2017

Cossia propone tatuajes de identificación para los animales que se esterilizan

Ante el llamativo episodio que sucedió hace algunas semanas en el Imusa (Instituto Municipal de Salud Animal), cuando le devolvieron otro perro caniche a una mujer, el concejal Carlos Cossia ya presentó en el Palacio Vasallo un proyecto para permitir la realización de tatuajes de identificación a los animales que van a ser esterilizados, para poder ser debidamente reconocidos por sus dueños.

Ante el llamativo episodio que sucedió hace algunas semanas en el Imusa (Instituto Municipal de Salud Animal), cuando le devolvieron otro perro caniche a una mujer, el concejal Carlos Cossia ya presentó en el Palacio Vasallo un proyecto para permitir la realización de tatuajes de identificación a los animales que van a ser esterilizados, para poder ser debidamente reconocidos por sus dueños.

"Para mí, lo que pasó en el Imusa fue un error humano. No puedo decir que fue una mala gestión, porque no corresponde", destacó Cossia, quien aclaró que "ya antes de ser concejal había presentado una iniciativa para que todos los animales esterilizados lleven un tatuaje de identificación".

El reconocido veterinario rosarino, que va por su reelección como edil, resaltó que el tatuaje es el método más simple y económico. "Es prácticamente gratis. Lo único que se necesita es comprar una pinza, hay números que se van cambiando, y se administra una tinta que cuesta muy pocos centavos por cada colocación", se encargó de remarcar.

"Esto también sirve para saber, al finalizar el año, cuántos animales se esterilizaron de manera precisa. Y no se depende tanto de lo que dice la computadora. Se cuentan, efectivamente, los números correlativos que se colocaron", apuntó Cossia.

A manera de ejemplo, contó que el domingo pasado se esterilizaron más de cien animales en su clínica como parte de su campaña de prevención. "Tuvimos un gato gris que estaba muy alterado, porque fue cazado por una trampera. Lo dormimos, y cuando lo pusimos sobre la mesa de cirugía, nos dimos cuenta de que ya estaba castrado. Y suerte que era un macho, porque si era una hembra, sólo te das cuenta una vez que está abierta", comentó el veterinario.

El edil advirtió que esta práctica del tatuaje es muy frecuente en las actividades privadas, y también en el mismo Imusa. "Es que no hay manera de saber si un animal fue operado si no tenés la suerte de localizar la cicatriz", precisó.

"Si ponemos tatuajes en todos los animales esterilizados, no habría manera de confundirlo, porque ese número se sabe con el papel de entrega del animal", aseguró.

Puesta en práctica

Al momento de analizar la puesta en funcionamiento de la medida, explicó que "esto abarcaría a todas las entidades que se quieran adherir y así, si un perro se pierde, tiene un número de tatuaje que aquel que lo encuentre y tiene voluntad, lo puede devolver. Y si está abandonado en la vía pública, se puede el día de mañana hasta sancionar el abandono, porque lo prevé la ley de protección animal".

En ese sentido, se encargó de repetir que "el costo es mínimo, y que este método lo está implementado la Asociación de Ovejeros Alemanes desde hace más 20 años, que llevan en su oreja derecha un tatuaje con el número de identificación".

"Queda claro que estamos hablando de algo muy simple de implementar. Y tenemos que entender que esto que ocurrió en el Imusa nos tiene que servir para que no vuelva a suceder", enfatizó el reconocido veterinario.

Comentarios