La ciudad
Jueves 02 de Febrero de 2017

Cosecha críticas el nuevo aumento de la EPE por la suba del precio mayorista

La Multisectorial contra el tarifazo volverá a la Justicia y las ONG de usuarios pusieron el grito en el cielo. Dicen que es una "situación límite".

Ahora, por el aumento mayorista que el gobierno nacional anunció para todo el país, los usuarios de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) sufrirán una nueva suba, posiblemente en dos tramos de un 6 por ciento, que se sumará así a las otras dos ya decididas del 15 por ciento desde enero y (acumulativo) el 19,1 por ciento en marzo. El presidente de la Unión de Usuarios y Consumidores de la Argentina, Alberto Muñoz, recordó que ese impacto "brutal" llegará con las facturas de marzo y abril, donde además por primera vez se reflejará a pleno la quita de subsidios aplicada a partir de febrero del 2016.

"Es entre diciembre y febrero cuando más electricidad se consume", explicó, con lo cual al incremento del 170 por ciento que en promedio habrán sufrido los santafesinos entre noviembre del 2015 y marzo del 2017 habrá que agregar un nuevo 12 por ciento en dos tramos. La Multisectorial contra el Tarifazo ya anunció que volverá a la Justicia para intentar frenar este nuevo golpe al bolsillo de comerciantes, productores y vecinos.

Muñoz fue prolijo para ejemplificar la evolución de precios y ver sobre quiénes impactan más. Dijo que entre noviembre del 2015/2016 el aceite de litro y medio subió 169 por ciento, el porrón de cerveza 147 y la aspirineta 176. En el mismo lapso en Santa Fe la luz aumentó 100 por ciento, el agua 48 por ciento y el gas (rango 3-1) 1.336.

Los sueldos no fueron tan generosos: en promedio, los empleados de comercio pasaron a ganar un 31 por ciento más, los municipales un 30 y los docentes hasta un 35. La jubilación mínima creció 31 por ciento y los ingresos de un trabajador en negro apenas el 18 por ciento.

"Clarito que los trabajadores vienen perdiendo por paliza, ¿no?", sintetizó Muñoz, con el agravante de que el impacto real de las subas en electricidad se verá con las boletas de marzo y abril, y el del gas golpeará durante el invierno. Máxime porque el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, anunciará en abril otra alza en ese fluido, a sumarse al 1.336 por ciento. "En julio y agosto van a descuartizar al usuario", graficó.

Sin contar, recordó, que "las subas en la canasta y los servicios básicos impactan especialmente sobre el decil que menos gana" y que habrá que esperar a que pasen las elecciones para ver nuevos incrementos. "Los de esta nueva modalidad poselectoral, que tanto la Nación como la provincia practican", sentenció.

Efecto rebote

Desde la Red Argentina de Consumidores, Cristian Galindo hizo foco en el efecto "inflacionario" que tendrá una nueva suba en la energía eléctrica, ya que como todas las anteriores en servicios y combustibles "se va a trasladar sí o sí a los bienes y servicios, lo que significa al bolsillo de los consumidores".

Los más perjudicados, coincidió con Muñoz, serán los sectores de menores recursos, así como los pequeños y medianos comerciantes, productores y empresarios, que quedarán en situación de "desigualdad" frente a los grandes, que sí tienen "espalda para bancar los cambios en la estructura de costos".

Y aunque admitió que el nuevo incremento, originado en una suba a nivel nacional, impactará sobre los costos de la EPE, Galindo se encargó de recordarle a "la provincia que en la mesa de discusión tiene mucho por hacer y no sólo con la tarifa".

"Por ejemplo, debería mostrar un claro cronograma de obras, tener un nuevo marco normativo adecuado a la Constitución de 1994 y la ley de defensa al consumidor que incorpore medidas de protección al usuario, y mecanismos de control y regulación", explicó.

A Tribunales

Desde la Multisectorial contra el Tarifazo ya lanzaron una convocatoria "totalmente abierta" a organizaciones y ciudadanos en general: el lunes próximo, a las 14.30, en la sede de La Cadena del Centro, Rioja 1631, 2º piso.

Allí, con asesoramiento de abogados, acordarán presentar una medida cautelar para frenar las nuevas subas. "Vamos a hacer una presentación porque entendemos que esto ya incurre en una cuestión confiscatoria, por la que el Estado se queda con una participación de los ingresos de comerciantes y trabajadores", adelantó el titular del Centro de Unión de Almaceneros, Juan Milito.

"Algunos comerciantes estamos sobre la línea de flotación, pero muchos negocios chicos de los barrios quedarán por debajo y van a ser inviables por la combinación de altas facturas, servicios, alquiler y una fuerte baja en el consumo por la caída del poder adquisitivo entre los clientes: la situación va a ser muy grave", advirtió el dirigente.

El combo de altos costos fijos y bajas ventas y salarios desacredita para Milito la chance de que "algo vaya a mejorar" este año. "Creo que no se animan a admitir que eso no va a pasar", dijo, en alusión al gobierno nacional.

Otro que se mostró hipercrítico fue el secretario local de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), Juan José Sisca.

"La política que implementa el gobierno nacional atenta contra el mercado interno y pone a las pequeñas y medianas empresas en una situación límite", dijo, convencido de que "ninguna política" macrista tiende a mejorar el mercado interno.

Comentarios