Fallo judicial
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Convalidan adopción de un chico cuya madre lo había entregado al cuidado de una pareja

La criatura fue cedida a los 15 días de nacer y hoy tiene 3 años. Un juez valoró el lazo de amistad entre la mamá biológica y la pareja que lo adoptó.

La Justicia rosarina convalidó la adopción plena de un chico de 3 años cuya mamá biológica le había confiado el cuidado a una pareja desde que tenía 15 días de vida. El juez de Familia Nº 5, Marcelo Molina, quien declaró inconstitucional tres artículos del Código Civil y comercial, afirmó que "fue muy importante la reacción del pequeño cuando su padre adoptivo ingresó a la sala de audiencia".
El cuidado del bebé les fue confiado por la mamá biológica ante funcionarios del hospital donde nació y contó con el aval de la Dirección Provincial de Niñez.
De acuerdo a lo publicado por el portal "Tiempo de Justicia.com", el juez del Tribunal de Familia Nº 5, Marcelo Molina, consideró probado que se trataba de una relación de amistad y vecindad entre los padres biológicos y la pareja de convivientes y que la guarda del niño les fue dada en función de esa relación de confianza.
Si bien el nuevo Código Civil y Comercial prohíbe las entregas directas como así también considerar las guardas de hecho, judiciales o administrativas, el juez remarcó que esta guarda fue anterior a la vigencia del Código y que no hubo ilícito alguno.
Principalmente, corroboró la existencia de un sólido vínculo del niño con la pareja conviviente y los padres biológicos prestaron su conformidad. Para dictar el fallo el juez declaró la inconstitucionalidad de tres artículos del Código Civil y Comercial.
En declaración al programa "Zysman 830", el magistrado describió la singular escena que se vivió en la audiencia que se hizo en su juzgado. "El padre adoptivo estaba esperando afuera. El nene, que tiene 3 años, estaba sentado sobre la falda de su madre. Estaba en silencio, por ahí mascullaba alguna palabrita propia de juego, como si estuviese ajeno a lo que estaba pasando a su alrededor", recordó Molina.
"En un momento le pregunté a la mujer por su pareja y ella respondió: está acá, en la puerta. Entonces le pedí que pase. Cuando este muchacho abrió la puerta, el nene se dio vuelta y le dijo, espontáneamente, "papá". Les faltaba una pelota para que se pusieran a jugar", describió Molina, quien agregó: "Observar estos comportamiento o reacciones de los chicos son ineludibles para un juez de familia".

Comentarios