La ciudad
Lunes 24 de Abril de 2017

Consejos domésticos para no tirar alimentos

Aunque duela saberlo, estudios a escala mundial muestran que cada año se desperdicia en el planeta un 30 por ciento de alimentos.

Aunque duela saberlo, estudios a escala mundial muestran que cada año se desperdicia en el planeta un 30 por ciento de alimentos. La lista la encabezan frutas y verduras, seguidas de cereales, carnes y lácteos, productos que terminan en la basura o simplemente se malogran durante su transporte. Rosario no escapa a la tendencia: se estima que en los mercados de Productores y de Concentración se pierden entre 10 y 12 toneladas de frutas y verduras diarias. ¿Qué hacer desde el hogar para tratar de bajar esos indicadores pavorosos?

Básicamente, planificar las compras y no desperdiciar los alimentos, sino reutilizarlos y consumirlos con responsabilidad. Una buena medida es adquirir lo que efectivamente se va a comer y conservar los productos en la heladera, envasados y protegidos del frío.

Desde el Instituto del Alimento aconsejan consumir primero las frutas y verduras que muestren señales de madurez. Lo más saludable es lavarlas con agua y no ingerir las cáscaras.

Para reducir el desperdicio de comida en la ciudad, a fines del 2015 se inició la campaña Los Alimentos No Se Tiran, que consiste en la elaboración de jugos con frutas recuperadas de los mercados y repartirlos entre los vecinos en plazas y espacios públicos: el año pasado se recuperaron 638 kilos.

Otras recomendaciones para evitar el desperdicio de alimentos son elaborar dulces o compotas con frutas maduras y conservas con verduras pasadas. Con vegetales y restos de carne se pueden hacer rellenos para tartas, empanadas o pastas.

Y en la heladera, dejar a la vista y al alcance de la mano los productos que puedan perecer más rápido.

Comentarios