La ciudad
Sábado 27 de Mayo de 2017

Colores fuertes y letras fileteadas, en los arreglos del Centro Comercial Rucci

Esta tarde, a las 16, se realizará la ceremonia de inauguración con espectáculos musicales y bailes tangueros, en Peyrano y Tejeda.

El Centro Comercial Barrio Rucci se renueva. Incorpora aires de tango, ansias de arrabal, colores fuertes y letras fileteadas para adquirir una nueva fisonomía y confirmar su rol de protagonista escénico en este populoso sector de la zona noroeste rosarina. Doce locales exhibirán su entusiasmo y lucirán sus nuevos bríos a través de estas tareas de pintura y mejoras en el equipamiento urbano que serán inauguradas esta tarde, a las 16, en la intersección de las calles Peyrano y Tejeda, con espectáculos musicales y bailes que concentrarán la atención de todos los vecinos.

A través del Plan Abre, impulsado por la Municipalidad de Rosario y la provincia de Santa Fe, se realizaron trabajos de remodelación que le otorgaron un nuevo perfil a este centro comercial, que sirve para abastecer a una gran cantidad de edificios de vivienda cercanos.

"A este centro viene todo Rucci, e incluso también de nuevos barrios que surgieron en Nuevo Alberdi. Estos arreglos de pintura nos ayudan a mantener un lugar que queremos mucho y que es muy importante para todos los vecinos", señaló ayer Daniel, que hace 17 años trabaja en la tienda de ropa "Abril".

"La verdad es que nos gusta como está quedando esta remodelación. Esto seguramente colaborará para seguir atrayendo gente para que transite por acá y también para que compren", apuntó esperanzada Patricia, del mismo negocio.

"¡Festejemos!", se arengaba desde un cartel de papel blanco, con letras negras, pegado informalmente en una columna metálica, que anunciaba el acto de inauguración de estas tareas de mejoras. Comunicaba que el evento de esta tarde se inscribe dentro del Encuentro Metropolitano de Tango, y destacaba que actuarán "bailarines consagrados", y también "artistas del barrio".

"Traé el mate y vení a compartir esta remodelación con mucha música y bailes, al ritmo del 2 x 4", se encargaba de resaltar el escrito, como para tener noción del carácter festivo, barrial, de auténtica cercanía, de la celebración.

El ambiente en el Centro Comercial Barrio Rucci era de palpable alegría. La complicidad de una tarde-noche de viernes, una de las jornadas de más movimiento y trabajo en este actualizado reducto, colaboró para poder mensurar correctamente la importante expectativa que guardan los habitantes del lugar ante esta nueva impronta.

Incluso algunos de los comerciantes se prestaron para realizar una colorida foto con los trabajos de fileteado de fondo. Todos se prestaron sin ninguna clase de inconvenientes, a pura sonrisa. Y luego algunos vecinos se sumaron a la sesión fotográfica.

Doce locales de diferentes rubros le dan amplitud, diversidad y forma a este centro comercial, un imán de atracción urbano dentro de esa zona, junto con la vecinal y la pequeña terminal de colectivos. Por allí transitan gran parte de los sueños y los ritos cotidianos del sector norte de barrio Rucci, que ahora encuentra un eslabón renovado en su cadena de costumbres.

Dos carnicerías, una verdulería, una panadería, tiendas de ropa, un almacén, una mercería, un negocio de bijouterie, una librería, un negocio de fotocopias, y un locutorio, integran el recorrido que nutre este centro comercial que absorbió una nueva intensidad en sus colores bajo un generoso techo metálico.

Desde ahora el verde, el rojo, y el azul son más que una cuestión escenográfica, de ambiciones, son parte de una realidad tangible de un paseo barrial que se volcó a colores saturados y a los ribetes arrabaleros para expresar con claridad su cambio.

Incluso con ese tipo de letra se presentarán los carteles de cada negocio.

Así, con esta nueva impronta tanguera, que pronto se transformará en una marca característica, y con la habitual nobleza de sus brazos abiertos, Rucci invita esta tarde a celebrar estos trabajos de remodelación, en un centro vital a nivel barrial.

Comentarios