La ciudad
Domingo 16 de Julio de 2017

Cifras millonarias, acuerdos tácitos y campaña

Luego de haber recibido a la intendenta Mónica Fein en su despacho de Capital Federal, el propio ministro tocó suelo rosarino el viernes, pero sólo para apoyar a los candidatos de Cambiemos.

Empezó la campaña y más allá de que a partir de ahora los candidatos aparecerán hasta en la sopa, comenzará también el uso de munición gruesa y chicanas de todo tipo en busca de congraciarse con el electorado, destruyendo al contrincante. En eso, los oficialismos nacional, provincial y municipal contarán con mayores herramientas para sacarse chispas, ya que todos tienen candidatos para las categorías que se ponen juego en las próximas primarias del 13 de agosto.

   Está claro que la feroz disputa entre la Intendencia y el gobierno federal sobre el aparente pedido del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, de revisar el número de personal (y gasto) municipal se agigantó en este contexto. Ambos sectores saben en qué marco juegan esta pelea.

   Luego de haber recibido a la intendenta Mónica Fein en su despacho de Capital Federal, el propio ministro tocó suelo rosarino el viernes, pero sólo para apoyar a los candidatos de Cambiemos. En ningún momento se le ocurrió seguir en la ciudad la búsqueda de un acuerdo para que Fein consiga créditos de organismos multilaterales, tal como se lo requirió en Buenos Aires. Todo lo contrario, el responsable de la cartera de Interior le enrostró "el déficit recurrente sin obras de infraestructura".

   La misma disputa por millones y millones de pesos tendrá como protagonista al gobernador Miguel Lifschitz a partir de la semana que se inicia, cuando eleve a la Casa Rosada la solicitud formal para que Santa Fe cobre la deuda por coparticipación mal liquidada durante el gobierno kirchnerista que reconoció un fallo de la Corte Suprema.

   El gobernador se reunirá con legisladores, intendentes, referentes políticos y de la sociedad civil para presentarles detalles de la iniciativa y sumar apoyo ante el reclamo a la administración nacional, siempre con la campaña como marco.

   En suma, volverán a sonar números altísimos (que a gran parte de la población hasta le cuesta dimensionar) como banderas de reclamo.

   Sin embargo, nada se discutirá sobre otros gastos que a todos los sectores políticos les conviene esconder.

   Los últimos días en el Concejo Municipal, aunque sottovoce, se instaló la discusión sobre los fondos que los ediles reciben y con los que, entre otras cosas, contratan asesores sin rendir cuentas. Son cientos de miles de pesos por cada concejal, que prefieren mantener en silencio a pesar de que la ordenanza 7.303 indique lo contrario.

   Acá sí las chicanas electorales no se escucharán ni utilizarán en busca de congraciarse con la sociedad. Los acuerdos tácitos entre la política en beneficio propio son inalterables, aún en época de elecciones.

Comentarios