La ciudad
Martes 13 de Junio de 2017

Cada vez más rosarinos usan salamandras y artefactos eléctricos de calefacción

Debido a las dificultades en la disponibilidad de gas, muchos se inclinan por otras alternativas. La Municipalidad intensifica campañas de prevención

Teniendo en cuenta la proximidad del invierno, la municipalidad intensificará las campañas de prevención para evitar las intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono en los hogares rosarinos. La intención es darle difusión a las medidas que deben adoptarse para poder bajar el índice de este tipo de accidentes en las viviendas familiares. En ese sentido, desde la cartera de Salud de la ciudad advirtieron que creció el uso de salamandras y también de artefactos de calefacción eléctricos, debido a los inconvenientes existentes en la utilización y disponibilidad en la red de gas.

En relación a esta modificación de conductas de utilización, Nora Redondo, de la Dirección General de Servicios de Salud municipal, apuntó que "en realidad, ya desde el año pasado la gente, incluso la de clase media, comenzó a comprar muchas salamandras, y otros elementos de combustión".

La funcionaria municipal resaltó que "este año ya hubo cuatro casos de fallecimientos, declarados por el Instituto Médico Legal, por intoxicaciones por monóxido de carbono. Por eso, nuestra recomendación es tratar de evitar elementos de combustión, los braseros, los dispositivos más primitivos o precarios. Y, en el caso de tener que usar, ayudar a una buena combustión con una buena ventilación de los ambientes".

"Nunca hay que quedarse encerrados con algún elemento de combustión encendido", se encargó de resaltar enfáticamente la doctora.

Redondo remarcó que "en general, hay que evitar el uso de cualquier método de combustión en la calefacción del ambiente. Y en el caso de que sea inevitable, porque no hay otra fuente de calor, tratar de que la combustión se dé en forma adecuada. Para eso hay que tener siempre ventanas abiertas, y una buena circulación de aire en el lugar".

A manera de reflexión, Redondo admitió que "en las casas más humildes, el riesgo es mayor, porque hay situaciones de hacinamiento, porque viven más personas, porque se comparten más espacios, porque hay menos posibilidades de tomar las medidas de prevención correspondientes. Allí se usa mucho el brasero y es realmente muy peligroso".

Poniendo el foco sobre los artículos de calefacciones por electricidad, subrayó que "hay que tratar de que sea a través de una fuente segura de energía, que no existan cortocircuitos, y que los aparatos estén en buenas condiciones".

La médica reconoció que estas medidas de prevención impulsadas conformarán parte de las campañas municipales para poder afrontar el frío del invierno, y para bregar por aire limpio en los hogares.

Un claro incremento

A través de un sondeo por locales céntricos de venta de electrodomésticos, todos coincidieron en que se verifica un claro aumento en la compra de los aparatos de calefacción que no utilizan alimentación a gas.

"En nuestro local, se percibe cerca de un 25 por ciento más en la compra de ese tipo de artículos. Cada vez más gente viene interesada en ese tipo de producto. Y lo que más se lleva son caloventores, sobre todo los de tamaño más pequeños, y convectores de bajo consumo", contó Pablo, encargado de un comercio de una tradicional firma local.

Por su parte, Gonzalo, responsable de otro importante local de la zona céntrica, confirmó que "se nota que la gente viene a pedir artefactos eléctricos", pero advirtió que "es difícil saber si lo hace porque confía en las características y el rendimiento de estos artículos, o porque tiene serias complicaciones con los aparatos alimentados a gas que lo llevan a tener que buscar inevitablemente otra alternativa".

En tanto, Gastón, encargado de un negocio perteneciente a una destacada firma de carácter nacional, remarcó que "es bastante claro el crecimiento en el consumo de estos aparatos. Ronda aproximadamente el 20 por ciento. Esto se viene esbozando desde el año pasado y ahora, con los primeros grandes fríos del año, ya se nota otra vez esta inclinación en las compras de los rosarinos".

Comentarios