La ciudad
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Cada vez hay más arrepentidos por las amenazas de bomba

En tres días hábiles, la Fiscalía recibió una decena de aportes entre quienes se retractaron y los que sumaron datos veraces para investigar

El avance de la investigación judicial en torno a las amenazas de bomba a escuelas de la ciudad generó un doble efecto: se redujo al mínimo la cantidad de llamados intimidatorios diarios a colegios y ya hubo una decena de presentaciones espontáneas en Fiscalía de arrepentidos y aportantes de información veraz. "En su mayoría han aportado datos significativos para la investigación", resaltó a LaCapital el fiscal Gustavo Ponce Asahad, que lleva adelante las actuaciones desde el Ministerio Público de la Acusación.

Ayer, el funcionario judicial imputó por intimidación pública a tres adultos y ya suman ocho los mayores acusados y tres los menores investigados por estas causas.

La identificación de las primeras líneas telefónicas desde donde partieron llamadas intimidatorias a escuelas de la ciudad empezó a generar impacto. La difusión de los allanamientos, las detenciones, las audiencias imputativas y los procesos penales que deberán afrontar los involucrados cambiaron drásticamente el escenario de este conflicto.

La cantidad de amenazas telefónicas recibidas por el 911 de la policía bajó de 30 casos diarios a dos, y hasta hubo días sin amenazas en las últimas jornadas hábiles.

Para las autoridades esto es en gran parte atribuible al avance de las investigaciones penales que ya tienen ocho adultos imputados por intimidación pública y tres adolescentes puestos a disposición de los Juzgados de Menores.

En paralelo, en tres días hábiles la Fiscalía recibió al menos "una decena de aportes de arrepentidos y de familiares o bien allegados de quienes presuntamente pudieron haber estado involucrado en este tipo de intimidaciones", confió Ponce Asahad.

El representante del Ministerio Público de la Acusación valoró estos datos recibidos. "Son muy importantes para la investigación penal y demuestran una muy buena predisposición de parte de la sociedad para poder esclarecer estos casos", agregó.

El fiscal destacó además la "disminución exponencial" que hubo en las últimas semanas de las llamadas recibidas al 911 vinculadas a falsas amenazas de bomba contra escuelas, que en lo que va del año superaron los 350 casos.

Cada llamada generaba la suspensión de las clases, desalojo de las instituciones escolares, operativos de tránsito, logística de la policía y la presencia de la Brigada de Explosivos para analizar las instalaciones.

Una movida que demandaba, además de la conmoción inicial y el caos vehicular y en la movilidad de la ciudad cerca de 50 mil pesos, que provincia y municipio reclamarán se hago cargo desde el punto de vista civil los individualizados en las causas penales.

Más imputaciones

Mientras tanto, ayer se efectuaron tres audiencias imputativas a personas adultas por intimidación pública. Según pudo saber este diario, fueron alcanzados por esta imputación una pareja integrada por María Eugenia C. y Oscar G, cuyo hijo tiene 17 años fue puesto a disposición de la Justicia de Menores. También una madre, Andrea V, del joven imputado el viernes pasado.

Además, el fiscal Ponce recibió la presentación espontánea de un adulto que advirtió estar involucrado en una investigación a una línea telefónica por amenazas a un colegio.

Al parecer, su ex mujer le había tramitado la línea que luego fue utilizada con esta finalidad, con lo cual se mostró ajeno al delito que se investiga. Tras correr traslado a la Defensoría Pública, se resolvió que tendrá mañana su audiencia imputativa.

Todos los involucrados mostraron predisposición para someterse al proceso. Por esa razón seguirán el proceso en libertad y por ahora, sin mayores complicaciones procesales.

En simultáneo se espera más allanamientos en las próximas horas y más imputaciones.

Comentarios