La ciudad
Martes 03 de Octubre de 2017

Avanza en la zona sur un cambio importante para barrio Tablada

A pocas cuadras del predio del ex batallón, donde se inauguró un gran parque, se abren calles y se realizan obras de infraestructura

La apertura del Cordón Ayacucho y la calle Patricias Argentinas dio pasó a la construcción de la infraestructura vial que permitirá transitar en auto lo que hasta hace poco fue un entramado de viviendas precarias que se asentaban en barrio Tablada, en la zona sur de la ciudad.

El cambio urbano se da a pocas cuadras de donde el domingo pasado, provincia y municipio inauguraron el parque Héroes de Malvinas, en el predio del ex Batallón 121, en Ayacucho y Lamadrid.

En Tablada, los cambios entusiasman a los vecinos. "Todo cambio será para mejor, estamos seguros de eso. Pasamos momentos muy feos: muertes, tiros, violencia. Ahora parece que se inicia una nueva etapa", dice una vecina ilusionada con el plan que ya muestra sus primeras señales de la metamorfosis.

Lo que había comenzado con la apertura de Centeno entre Patricias Argentinas y Colón hace unos años (se trasladaron 36 familias), ahora se replica en Ayacucho, con la intervención proyectada en 13 cuadras desde Doctor Riva hasta Santa Rosa de Lima. En forma complementaria y bajo el plan Abre, el Estado santafesino hará otras 3 para llegar a 15 calles intervenidas.

Se reubicará a 325 familias y las obras en este sector beneficiarán a unas 1.300. Además de las mejoras en la infraestructura, las obras impulsadas por los gobiernos municipal y provincial incluirán la regularización dominial de todos los lotes a fin de asegurar la tenencia a sus ocupantes

El programa tiene una primera etapa que ya arrojó resultados. Se trata de la apertura de una enrevesada trama de viviendas y pasillos que impedían la continuidad de Ameghino, desde Necochea a Ayacucho. Al igual que una calle conexa de Patricias Argentinas, desde Uriburu hasta Garibaldi.

Allí, retroexcavadoras, topadoras y camiones dieron paso a una postal que muestra una visual distinta: quienes transiten por allí ya pueden imaginar el trazado de la calle, el pavimento, cordón cuneta, desagües, cloacas, servicios de alumbrado, energía eléctrica y agua potable.

De todo esto se deberá encargar el fideicomiso que construirá 1.450 viviendas para sectores medios en el ex Batallón Nº 121, de Ayacucho y Lamadrid. El plan habitacional se ejecutará en 5 de las 32 hectáreas que tiene el nuevo espacio verde inaugurado el domingo pasado.

Por lo pronto, el Servicio Público de la Vivienda (SPV) ya se encargó del traslado acordado de 100 familias de Tablada y restan aún 190.

Unas fueron reubicadas en el complejo habitacional de Avellaneda al 4200, otras recibieron un subsidio para costear un alquiler y el resto (unas 40) acordaron 400 mil pesos para la compra de una unidad del Fonavi.

La mudanza acortó los plazos y aceleró el proceso de la nueva infraestructura del corredor de Ayacucho, en estas 13 cuadras.

Es decir que la reubicación de estos vecinos, tendrá luego la compensación del fideicomiso que tendrá que edificar 256 casas en un lote contiguo a Avellaneda Oeste, donde la provincia ya aportó los terrenos.

La ocupación de tierras ferroviarias comenzó hace medio siglo, e impedía la conectividad en este sector de Tablada. Por Ameghino, entre Ayacucho y Necochea, ya se fueron 60 familias, y por Patricias Argentinas se mudaron otras 40.

Ayer, y con el barro que dejó la lluvia, los vecinos se movían entre escombros, mientras los operarios de la contratista se abocaban a tapar la gran cantidad de pozos ciegos que había en toda la zona.

En la esquina estaban atendiendo su kiosco Doña Olga y Don Fabián. Dos jubilados con 37 años en el barrio, 9 hijos y decenas de nietos y bisnietos.

"Antes era recomplicado entrar acá. Estamos contentos porque vemos que avanza. Yo nunca me quise ir. Acá tenemos colectivos, está el hospital cerca y ahora que los cambios los disfruten ellos", auguró la mujer.

Otro histórico es José Lemos: 30 años en el asentamiento que ahora parece una postal de guerra pero lucirá distinto. "Se sufría mucho por el lado de la inseguridad. Ojalá cambie", se esperanzó.

En obra. Una retroexcavadora avanza por lo que en poco tiempo será una flamante calle.

Comentarios