La ciudad
Sábado 14 de Enero de 2017

Arquitectos advierten sobre el negocio detrás de la demolición de inmuebles patrimoniales

Desde la Comisión de Patrimonio del Colegio de Arquitectos señalan que derribar edificios de valor "puede ser un buen negocio para un sector y un mal negocio para la ciudad".

La autorización para demoler el petit hotel de Corrienets al 700, donde la Bolsa de Comercio proyecta construir un edificio de oficinas de nueve pisos, puso nuevamente sobre el tapete las políticas de cuidado y preservación de dichas construcciones.
"En Rosario se sigue perdiendo patrimonio porque, al fin y al cabo, demoler inmuebles de valor puede ser un buen negocio para un sector y un mal negocio para la ciudad", comenta a La Capital Pablo Mercado, integrante de la Comisión de Preservación del patrimonio del Colegio de Arquitectos de Rosario.
Y explica en una extensa entrevista con este diario que una de las formas de tirar abajo inmuebles protegidos es que el municipio, a través de informes de especialistas de la Universidad, los declare en ruinas. De ese modo, y con el aval del Concejo Municipal, se puede proceder a la demolición.
Lea mañana la nota completa en la edición de La Capital.

Comentarios