La ciudad
Domingo 14 de Mayo de 2017

Antenas de telefonía, un debate que se instala en la agenda del Concejo Municipal

La realización de un mapeo de radiación en la ciudad y un proyecto de ordenanza empujan la discusión en la comisión de Planeamiento.

La realización de un mapeo de radiaciones en la ciudad puso en agenda el debate para la modificación de la ordenanza que reglamenta la instalación de las antenas de telefonía celular, una discusión que deberán dar los concejales de la comisión de Planeamiento sobre los proyectos de modificación que ya están ingresados en el Palacio Vasallo. Si bien mayoritariamente admiten la necesidad de adecuar la norma actual a los cambios de la última década, aclararan que la prioridad es "la salud" de la población, así como también contar con asesoramiento técnico en la materia para cualquier decisión. En zona norte, los vecinos autoconvocados concretaron la presentación en Tribunales de un recurso contencioso administrativo sumario contra el municipio para que se ordene la inmediata desconexión de la antena que ya está montada en la esquina de Anchoris al 1900 (ver aparte).

En Rosario se estiman en 150 las antenas instaladas para prestar el servicio de telefonía móvil, una cantidad que, ya en el inicio de este año, las empresas de telefonía móvil plantearon que pretenden duplicar y para eso requieren la flexibilización de la ordenanza vigente.

Ya en noviembre, el radical Sebastián Chale había presentado un proyecto para modificar la regulación de la instalación de estos artefactos, una iniciativa que, todo indica, llegará en las próximas semanas a la comisión de Planeamiento del Concejo Muncipal.

En ese marco, está previsto que el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) realice un mapeo de la radicación emitida por las antenas.

Debate abierto

El edil oficialista y presidente de la comisión, Horacio Ghirardi, señaló que "el tema se está instalando en la agenda" y consideró que "como toda normativa debe estar en evaluación permanente en la medida en que no se contradiga con el espíritu de la ordenanza vigente, que es principalmente el de salvaguardar la salud de los ciudadanos y que no haya riesgo en las instalaciones".

Para Ghirardi, "los cambios tecnológicos de la última década" deben ser atendidos, pero consideró que "esta será una etapa de escucha de los autores de las iniciativas, así como ya se escuchó a los representantes de las empresas y también deberá escucharse a los vecinos".

Otro que hizo hincapié en la escucha fue el concejal del PRO Alejandro Rosselló al afirmar que "hay que atender a todos los actores, pero sobre todo a quienes puedan brindar respaldos técnicos serios, ya que son cuestiones que ponen en juego nada menos que la salud de la población".

Además de recordar que hay una ley provincial, que está por encima de la normativa municipal, indicó que "habrá que evaluar las particularidades de Rosario" siempre teniendo como "eje fundamental la salud de la población, y en segundo término la mejora de los servicios para dar garantía de que no terminen primando los intereses privados".

Mediciones ciertas

El radical Martín Rosúa, por su parte, si bien admitió la necesidad de actualización de la norma, consideró fundamental "tener un convenio entre el municipio y el Enacom, que es la autoridad nacional competente, de modo tal de tener una medición seria y claridad sobre tema".

Y desde el bloque Ciudad Futura, Juan Monteverde puso en claro que "se trata de un problema de falta de planificación de la ciudad" y agregó que "lo que se pone en juego es con qué criterio se va a avanzar, si con el del mercado o con el del Estado, y estamos convencidos de que debe ser el del Estado garantizando el acceso a los servicios de telefonía e internet a todos los sectores de la población, y priorizando el cuidado de la salud".

Comentarios