La ciudad
Domingo 16 de Abril de 2017

Alumnos del último año de Enfermería de la provincia exigen empezar las clases

La falta de espacio en el edificio de Las Flores y de cargos de docentes aún no convocados demoran el inicio del ciclo para los estudiantes de 3º.

Si de algo saben los estudiantes de la Tecnicatura en Enfermería de la provincia es de empezar las clases con demora y tener que reclamar cada año para poder iniciar el ciclo. Se trata de los alumnos que deberían haber comenzado los primeros días de abril a cursar el tercer y último año de la carrera que se dicta en el anexo de barrio Las Flores del Instituto Superior de Educación Técnica Nº 57. Los jóvenes aseguran sin dudar que las demoras este año tienen que ver con la falta de espacio en el edificio que comparten con otros establecimientos, pero además explican que todavía están a la espera de que la Junta de Escalafonamiento provincial determine quiénes serán sus docentes este año, ya que los cargos todavía no fueron cubiertos y no se recurrió al escalafón provisorio. "No tener los cargos docentes todavía es un problema netamente administrativo, pero significa empezar las clases con demora año tras año", se quejó Mariela Baltieri, una de las estudiantes del último año, y apuntó que "la falta de lugar es otros de los problemas centrales".

   La carrera de Enfermería, junto con la Tecnicatura en Gestión de Equipamiento Biomédico, fueron las dos propuestas que el Ministerio de Educación santafesino puso a funcionar en 2015 en el anexo de Las Flores del Iset Nº 57.

   El espacio que se propuso desde su inicio como alternativa de inclusión a los jóvenes de zona sur y que sin un edificio propio comparte el inmueble con la Escuela Técnica Nº407, a metros de Circunvalación.

   La falta de espacio en el edificio, fundamentalmente en el turno noche, donde hay que compartir los salones viene siendo una constante, marcan los estudiantes.

   Incluso los alumnos recalcaron que "hay por lo menos un aula que no se puede utilizar porque no tiene energía, tampoco luz natural y, por lo tanto, no se pueden dar clases ahí y menos de noche".

Otra vez

"El año pasado estábamos a mayo y sin cargos, ahora primero y segundo año empezaron en abril como corresponde, pero nosotros, los de tercero, no podemos", se quejaron. Una de las razones, indicaron, es que la provincia aún no publicó los escalafones docentes y por lo tanto, los profesores aún no fueron convocados; y tampoco lo hicieron con los que provisorios.

   Sucede que los 40 alumnos que este año cursarán el último tramo de la carrera en dos comisiones, ya sufrieron lo que ellos mismos llaman "las consecuencias de ser la primera promoción" del establecimiento, ya que año a año se enfrentaron a estas dificultades que demoraron el inicio de las actividades.

   "Con la situación de este año y por la información que nos vienen dando desde febrero sabíamos que esto iba a pasar y que tampoco íbamos a empezar a tiempo", insistió Mariela, y agregó: "Esto se traduce en contenidos dados en menor tiempo, acortamiento de los plazos, materias que no se pueden promocionar, exámenes que se amontonan y perjuicios en el cursado".

Oídos sordos

La bronca de los estudiantes radica fundamentalmente en que el planteo sobre la situación de este año no es nueva e incluso fue advertida desde finales del año pasado al Ministerio de Educación y lo hicieron por escrito.

   Pese a eso, el escenario se repite. "Parece que fueran hijos del rigor y que siempre hay que salir a protestar para poder empezar a estudiar y en condiciones", remarcaron los estudiantes.

   Si bien los cargos docentes son uno de los puntos, insistieron en que incluso la dilación podría ser adrede ante la falta de espacio. "Como no hay lugar porque por el incremento constante de la matrícula hay dos comisiones en primer año, es algo que están dilatando a propósito", explicó Valeria, otra alumna.

   Lo que sí rescataron en todo momento la labor del cuerpo docente al que califican de "excelente". Y puntualizaron que las demoras, año tras año, también alcanzan a los profesores.

"Para los docentes empezar tarde significa en muchos casos trabajar durante meses sin cobrar un peso y van igual, por pura vocación", concluyeron los estudiantes.



Comentarios