La ciudad
Miércoles 28 de Junio de 2017

Allanamientos para hallar al prófugo en la estafa de la empresa Dimare

Los investigadores sospechan que Sebastián Alonso, responsable de la firma bajo un nombre falso, se encuentra en la zona de Rosario.

En las últimas semanas, la Justicia ordenó cuatro allanamientos con el objetivo de dar con Sebastián Alonso, el hombre sindicado de ser el principal responsable de Dimare SRL bajo un nombre falso. En los papeles, la firma fantasma se dedicaba a la venta de materiales para la construcción, pero en realidad era la fachada para una megaestafa con cheques que dejó al menos 86 víctimas por una suma que supera los 80 millones de pesos. Los procedimientos arrojaron resultados negativos, pero los investigadores manejan el dato del que el prófugo está en la zona de Rosario.

Cuando a mediados de enero salió a la luz la millonaria estafa que involucraba a Dimare SRL se conoció el nombre de quien figuraba como titular de la firma: Jonathan Mena. Pero con el correr de los días y el avance de la investigación, los pesquisas determinaron que esa era una identidad robada y que, en realidad, el nombre del sospechoso era Sebastián Alonso.

Para la Justicia, Alonso era la cara visible de la organización: era quien tenía el contacto cara a cara con los clientes de Dimare, o sea, con las víctimas de la estafa. Hoy, el fiscal de Delitos Complejos, Sebastián Narvaja, investiga 86 causas de estafa vinculadas con la empresa fantasma, todas cometidas bajo la misma modalidad: Dimare pagaba importantes sumas de dinero a proveedores con cheques diferidos del banco Santander Río y, cuando pretendían cobrarlos en la fecha indicada, caían en la cuenta de que no contaban con fondos.

Alonso, que tiene pedido de captura internacional, nunca pudo ser detenido. Pero, según fuentes cercanas a la investigación, hace un mes llegó un dato a la Justicia que alertó a los pesquisas: hubo una consulta sobre las condiciones de una entrega voluntaria. Los días pasaron y Alonso no se puso a disposición de la Fiscalía, pero se abrió una nueva línea investigativa: Alonso podía estar en Rosario o en la zona.

En ese contexto, hace tres semanas se libraron cuatro órdenes de allanamiento que se concretaron, aunque todos arrojaron resultados negativos.

Otro sospechoso

Carlos Leonardo Grant, de 31 años, fue detenido en el marco de la megaestafa el 12 de marzo en la Triple Frontera después de permanecer prófugo casi dos meses. Está sindicado como el segundo en la línea de mando dentro de la organización delictiva que se había constituído en la sociedad de responsabilidad limitada Dimare. Es decir: en el organigrama, la Fiscalía lo ubica por debajo de Alonso.

El 22 de marzo pasado, Grant fue sometido a una audiencia y quedó imputado como coautor del delito de estafa en 38 de los hechos que se le achacan a las empresa fraudulenta y este mes, la Fiscalía de Delitos Complejos le imputó otros seis.

Comentarios