La ciudad
Sábado 21 de Enero de 2017

Ahora cayó mampostería del techo en el hospital Centenario

Un día después del desprendimiento en Tribunales, las roturas también se dieron en el hospital. Afectó a la sala de espera del laboratorio.

Lo que empezó con una filtración terminó con un desprendimiento de casi la totalidad de la mampostería de la sala de espera del laboratorio del Hospital Centenario. La directora de Arquitectura del Ministerio de Salud de la provincia, Cecilia Fernández, explicó que parte del cielo raso cayó a última hora de la tarde del miércoles; y al explicar la rotura, apuntó a "una filtración provocada por las intensas lluvias del domingo pasado".

Además de indicar que ya se trabaja en la reparación, adelantó que en febrero se ponen en marcha "obras de remodelación integral" de las galerías y los hall de ingresos de todos los servicios del hospital.

   El desprendimiento se produjo en el sector de espera del laboratorio, un espacio del hospital que en rigor está en una de las alas del histórico edificio que el efector comparte con Universidad Nacional Rosario (UNR), ya que se trata de un hospital-escuela con áreas donde las facultades vinculadas a la salud tienen inserción. Lo cierto es que inmediatamente se clausuró el espacio, lo que no interfirió ayer con el trabajo del laboratorio, que funcionó normalmente.

Inspección

"La caída se dio en el último revoque que tiene el techo y todo indica que fue por una filtración que se agravó por las intensas lluvias del domingo, que humedeció el material y provocó el desprendimiento", abundó Fernández, y explicó que ayer fue inspeccionado por técnicos del Ministerio de Salud de Santa Fe y de la Universidad.

   "Se hicieron los trabajos para picar todo el techo, para evitar que otras partes sigan cayendo, y comenzó a repararse", agregó la responsable de Arquitectura.

Si bien aseguran que en el mantenimiento del viejo edificio se trabaja de forma constante, desde el ministerio adelantaron que ya está proyectada y licitada una serie de obras de recomposición integral de los espacios de circulación, lo que incluye también el sector afectado.

   Los trabajos, según indicó Fernández, se están abordando conjuntamente desde los ministerios de Salud y Obras Públicas, y las tareas se pondrán en marcha en febrero.

   "Es una obra de mantenimiento integral de todas las galerías y zonas de circulación de la planta baja del hospital, esas que están alrededor del claustro que conforma el espacio central del edificio y a partir del cual se distribuyen todos los servicios", indicó Fernández.

   En tal sentido, detalló que "ya se está avanzando en el detalle del cronograma de las obras".

   Así, tanto en los pasillos como los hall de ingreso a los servicios se prevén tareas de impermeabilización, pintura, cambio de pisos e incluso iluminación.

   Las obras no sólo incluirán la planta baja, sino además la circulación que está en el subsuelo.

Si bien este sector no está a la vista de los pacientes, es de uso cotidiano y habitual por parte de técnicos y personal que trabaja en las áreas de mantenimiento del efector de salud de Urquiza y Suipacha.

Comentarios