La ciudad
Sábado 05 de Agosto de 2017

A cinco días de la picada mortal, frustran otra carrera clandestina

Se iba a realizar la noche del jueves en Oroño y Lamadrid, pero la denuncia de una vecina disparó un operativo.Secuestraron 10 motos.

A menos de una semana de la violenta muerte de un hombre de 35 años que fue embestido cuando circulaba en su auto por otro vehículo que corría una picada en Pellegrini y Necochea, inspectores municipales desbarataron otra carrera ilegal. El operativo se realizó el jueves por la noche en bulevar Oroño a la altura de Lamadrid, donde se remitió al corralón una decena de motos.

   Según aseguraron los vecinos, en ese sector de la ciudad las picadas se dan prácticamente todas las semanas.

   La muerte de Andrés Muñoz conmocionó a los rosarinos la semana pasada. El hombre de 35 años circulaba por Necochea llevando a un amigo al trabajo en su Fiat Duna rojo, cuando en la esquina de 27 de Febrero se encontró con un Renault Laguna y un Chevrolet Vectra que corrían una picada sobre el bulevar, y al cruzar la intersección fue impactado por el Laguna. El golpe fue con tanta violencia que lo mató en el acto.

   Así y todo, las carreras ilegales se siguen convocando, muchas veces a través de las redes sociales, y la noche del jueves no fue la excepción. Esta vez el escenario del encuentro fue la zona sur de la ciudad, en Oroño y Lamadrid, donde una decena de motos se reunieron para el reto.

   No sólo los motociclistas se habían dado cita en el lugar, sino también los espectadores. Con eso se encontraron los inspectores de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, que llegaron a la zona alertados por los vecinos de los alrededores.

   El resultado del operativo fue la remisión al corralón de una decena de vehículos, 9 motos y un auto modificado en su suspensión, que en la jerga se conoce como "planchado".

Encuentros

Velocidad y mucho ruido es lo que los vecinos de la zona sur describieron en sucesivos testimonios televisivos, y aseguraron que no se trata de una cosa que sucede esporádicamente en el barrio, sino que se reitera cada semana, fundamentalmente desde los miércoles en adelante.

   "Se junta cualquier cantidad", dijo un hombre e indicó que el horario de la convocatoria es a partir de las 22, y que se llena de gente. "A veces no entra un alfiler", contó el vecino a las cámaras y se lamentó de que con esas carreras clandestinas pongan en riesgo la vida "de personas inocentes".

   Otra vecina señaló que "la pista" es el bulevar Oroño, e indicó que son los ruidos los que alertan a las familias de la zona, incluso las que viven a varios cientos de metros.

   Durante el verano fue la zona norte el principal punto de este tipo de carreras clandestinas. Sin embargo, las convocatorias no tienen puntos fijos y quienes participan se trasladan de un sector al otro de la ciudad, quizá también como una forma de evitar los controles.

   Es más, para atemperar las picadas clandestinas de autos y motos, el municipio colocó lomos de burro en las arterias ubicadas debajo del puente a Victoria, un sector en el que se suele desarrollar esta actividad.

   En lo que va del año la Dirección de Tránsito lleva incautados 180 vehículos que se encontraban involucrados en picadas callejeras clandestinas. La zona donde se produjo la mayor remisión de coches fue Costa Alta y la colectora del Puente Rosario-Victoria; y le sigue Ovidio Lagos al 7900, el corredor industrial e ingreso a la ciudad desde Villa Amelia. En tercer lugar se ubicó el sector de Oroño y Lamadrid,donde los operativos se reiteran en turnos diurnos y nocturnos, y donde se desarrolló el del jueves pasado.


Comentarios