Miércoles 22 de

octubre de 2014

  • Ahora

    22 °C
  • MIERCOLES

    Min. 17 °C Max. 30 °C

  • JUEVES

    Min. 19 °C Max. 31 °C

Miércoles, 19 de diciembre de 2012  01:00 | La Ciudad

Rosario padece la primavera más lluviosa de los últimos 40 años

En lo que va de 2012 ya cayeron 1.728,6 milímetros, casi el doble que el promedio histórico. El temporal no da tregua: el pronóstico meteorológico anuncia más agua, al menos hasta mañana e incluso para Nochebuena.

 

Desgracia con suerte. El árbol se cayó justo cuando el auto pasaba por el lugar. El conductor salió ileso. (Foto: Angel Amaya)

Por Silvina Dezorzi / La Capital
Noticias relacionadas

Las estadísticas del Servicio Meteorológico Nacional consignan para Rosario un promedio de lluvias de 933,2 milímetros anuales, pero en lo que va de este 2012 ya cayeron 1.728,6. Casi el doble, sin contar con que para hoy y mañana, e inicios de la semana próxima (incluida Nochebuena), también se espera agua. El titular de Parques y Paseos del municipio, Nicolás Mijich, agregó ayer que sólo desde agosto las precipitaciones llegaron a 850 milímetros, lo que convirtió a esta primavera "en la más lluviosa de los últimos 40 años".

Las tormentas hacen de las suyas en el arbolado, ya sea por acción del viento, porque el agua satura la capacidad de absorción del suelo o porque excede el peso de las copas. Aun así, el funcionario recordó que este año ya se intervinieron 30 mil ejemplares para minimizar el riesgo de caídas.

Hasta ayer el registro de lluvias que llevaba la Red de Estaciones Meteorológicas de la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario consignaba 60,8 milímetros sólo para las 24 horas previas. En Fisherton la estación local del Servicio Meteorológico Nacional había marcado un poco menos: 48 milímetros. Y el pronóstico era que las lluvias y tormentas continuarían hasta mañana.

El ingeniero agrónomo Tomás Parenti, al frente de la Guía Estratégica para el Agro, aseguró que en materia de precipitaciones los últimos meses pueden calificarse de "totalmente atípicos". De hecho, reconoció que llovió "muchísimo más" que el promedio histórico.

En cifras eso significa que a lo largo de este 2012 cayeron 1.728,6 milímetros, prácticamente el doble de los 933,2 del promedio histórico que registra el Servicio Meteorológico. "Y eso que los milímetros de más ya se los estamos sumando a registros de un ciclo húmedo", remarcó el especialista.

Para seguir con las comparaciones: mientras el promedio estadístico para diciembre consigna 93,3 milímetros de lluvia, durante los últimos 30 días el registro de agua caída llegó a 204,8: un 120 por ciento por encima.

Sin viento. Al menos las últimas lluvias en Rosario llegaron sin ráfagas, que son las responsables de la mayoría de los destrozos.

El titular de Defensa Civil, Raúl Rainone, dijo ayer que no existían reportes de daños importantes por caída de árboles en Rosario fuera del que por la mañana se desplomó aplastando un auto en Paraguay y San Lorenzo (ver aparte) y otro desgajado en 1º de Mayo y Zeballos.

"No hubo inconvenientes mayores, a pesar de las lluvias tan persistentes", afirmó. Entre los problemas menores se contaron "anegamientos puntuales", como el que obligó a instalar bombas de extracción en Empalme Graneros para que el agua acumulada no entrara a algunas viviendas, y la caída de ramas más pesadas por la acumulación de agua en diversos sectores de la ciudad.

Mijich aseguró que este año se tomó en cuenta la tendencia climática que anunciaba más lluvias que lo normal para planificar 30 mil intervenciones en ejemplares del arbolado alineado (en calles). Entre el 2011 y el 2012 las actuaciones de escamonda superaron las 50 mil.

El funcionario también admitió que los pedidos pendientes de poda siguen siendo "muchísimos", pero aseguró que no abundan, en cambio, los reclamos "ante situaciones de urgencia". Por ejemplo, por efectos de tormentas, que siempre se resuelven en 48 o 72 horas junto a Defensa Civil.

Mijich contó que actualmente se trabaja tomando como base el censo de arbolado del 2005, donde se determinó que el 90 por ciento de los ejemplares que hay en la ciudad (300 mil en total y 180 mil en veredas) estaban en buen estado. El 10 por ciento restante presentaba problemas como ramas secas, inclinación o clavel del aire.

El tema es que cuando llueve mucho, y sobre todo cuando las tormentas llegan con viento, los árboles lo padecen. "No hay una especie que lo sufra más, pero de hecho ya con ráfagas de 50 o 60 kilómetros por hora un ejemplar sano se puede caer, y más cuando el exceso de lluvia satura la capacidad de absorción que tiene la tierra y ablanda demasiado el suelo. El arreglo de caños y veredas suele ser otro factor que afecta a los árboles.

certifica.com