Martes 02 de

septiembre de 2014

  • Ahora

    18 °C
  • MIERCOLES

    Min. 15 °C Max. 23 °C

  • JUEVES

    Min. 16 °C Max. 20 °C

Domingo, 06 de enero de 2013  01:00 | La Ciudad

El Rosario Tango Festival inundó con su ritmo la Plataforma Lavardén

El Rosario Tango Festival convocó a más de 350 alumnos a sus clases magistrales dictadas en la Sala Lavardén. Hoy cierra con más capacitaciones y una milonga.

Los alumnos siguen con la mirada los pasos de demostración de los profesores en una de las clases.

Por Claudio González / La Capital

"Uno, dos y revoleo". La orden y su respectiva demostración fue la primera consigna que dio la profesora de una de las tantas clases de tango que este fin de semana forma parte del exitoso Rosario Tango Festival, un encuentro que congrega en la Sala Lavardén a casi 350 alumnos amantes de la danza argentina más reconocida en el mundo. Llegaron personas de todo el país y de Italia, Rusia, Suecia, Turquía, Inglaterra y hasta los Emiratos Arabes. Como cada jornada tuvo su milonga, esta noche se hará la de cierre en el Club Sirio.

Impulsado por una movida que no para de crecer, durante este fin semana la plataforma cultural de Sarmiento y Mendoza está invadida por la música ciudadana de Darienzo, Troilo y orquestas típicas de los años 30, y el trajinar de hombres y mujeres de todas las edades con sus bolsas de zapatos dispuestos a sacarle viruta al piso.

Es que ese es el espacio central de las más de 20 clases dictadas por destacados maestros de la tradicional danza argentina a cerca de 350 alumnos, entre principiantes, intermedios, avanzados y profesionales, que se inscribieron para asimilar conceptos y mejorar sus performance con el baile.

Tal fue el caso de Lucas Magallanes, un joven que vive en Brasil y está en la ciudad circunstancialmente junto a su esposa rosarina. "Con mi mujer vivimos en Campinas, una ciudad ubicada a 80 kilómetros de San Pablo. Allí damos clases de tango hace siete años y esta es una buena oportunidad de capacitarnos", analizó mientras aguardaba la clase de "giros y enrosques", que ofrecieron los reconocidos profesores porteños Eduardo Capussi y Mariana Flores.

El matrimonio rosarino compuesto por Carlos Flores (27) y Marcia Martinucci (25) también aprovechó la posibilidad de mejorar su condición. "Queremos seguir nutriéndonos. No es difícil, hay que aprender a caminar con tu pareja, abrazados, algo muy lindo", dijo él ansioso antes de tomar la clase.

Solos y en pareja. Y a simple vista la sala del quinto piso del edificio donde se dictaba la capacitación estaba colmada de parejas, alrededor de cuarenta. Pero algunos se animaron a ir solos. "¿Mujeres solas, hombres solos, levanten la mano?", pidió la profesora antes de iniciar el curso. Ellas eran cinco y ellos siete, y rápidamente se emparejó el grupo con un dúo de mujeres.

Con la música de fondo de la Orquesta Típica de Víctor, comenzó la explicación básica. "Uno, dos y revoleo", dijo Flores, que junto a Eduardo mostró un par de pasos lentamente y con cadencia, ante la atenta mirada de los asistentes.

Indumentaria. Los alumnos no repararon en la estética, lo primordial era vestir con ropa suelta. Algunos con zapatos de baile, otros con tacones, pero muchos con zapatillas, pantalones deportivos, calzas, polleras. En el hall de ingreso también se instaló una feria de ventas de zapatos de hombre y mujer de primera calidad, y vestidos para ellas.

En simultáneo, y como ocurrió desde el viernes, en otras de las dependencias Ezequiel Sabella ofrecía ayer la clase sobre "estructuras básicas del tango", y más temprano el edificio de Sarmiento y Mendoza albergó una capacitación para "profesionales", dictado por Giselle y Gustavo, y otro de composición coreográfica.

"Los maestros que vinieron de Buenos Aires tienen fama internacional. Y muchos alumnos los siguieron para estar aquí en sus clases. Por algo a Rosario le dicen la segunda capital del tango", dijo entusiasmada una asistente entre los pasillos de La Lavardén.

En palabras de los organizadores, Marisol Morales, Augusto Lagardera y Aldana Mazzeo, el Rosario Tango Festival fue un éxito que superó las expectativas iniciales (ver aparte).

El tango fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2009.

Su impronta provoca interés en Rosario desde hace mucho años, a tal punto que la movida de las milongas creció y ganó espacio impulsada principalmente por un público joven.

certifica.com