Iglesia
Sábado 20 de Agosto de 2016

La ciudad de San Jorge ya cuenta con su propio crematorio

Hasta ahora, los familiares que pedían el servicio tenían que trasladar al difunto a Rosario, Santa Fe o Tacural.

La ciudad de San Jorge cuenta desde ahora con un horno crematorio que ofrecerá servicios a la región. El nuevo emprendimiento, inaugurado esta semana de la mano de inversionistas privados y la gestión del municipio, comenzará a funcionar los próximos días, luego de la presentación oficial realizada por las autoridades municipales, los inversionistas y el cura párroco de la ciudad.

El nuevo servicio, que será ofrecido por la empresa Requiem, permitirá a los habitantes de la región la posibilidad de optar por este tipo de servicios a la hora de la disposición final de los restos de las personas fallecidas.

La cremación es una alternativa cada vez más popular para la disposición final de un cadáver y hasta ahora sólo se ofrecía en Santa Fe, Rosario y Tacural.

Durante la exposición inaugural, presidida por el intendente Enrique Marucci y a la que asistieron el presidente del Concejo, Andrés Rossetti; los empresarios Mariano Díaz y Carlos Cinquini, y el ingeniero de la empresa fabricante del horno, Dante Alonso, se explicó el funcionamiento del nuevo sistema que se emplazó en el Cementerio Municipal de San Jorge. Complementaron la información que brindaron en rueda de prensa, el secretario de Servicios Públicos del municipio, Diego de Marchi; la responsable del estudio ambiental, Laura Bertaina, y el cura párroco Ignacio Balbo.

"Es un momento especial e histórico porque siempre apostamos y trabajamos para el desarrollo de San Jorge y la región. Ahora, no tendrán que viajar muchos kilómetros para concretar ese pedido o deseo de un familiar, porque hoy lo tenemos en la ciudad", dijo el jefe de gobierno local.

Marucci destacó el rasgo asociativo ente lo público y lo privado, que permitió concretar una importante inversión empresarial en terrenos concedidos por la Municipalidad.

Los empresarios destacaron el acompañamiento de la Iglesia católica para explicar los alcances que el sistema tiene para este credo. Según anticipó Díaz, en los próximos días las compañías de sepelio ofrecerán el nuevo servicio. "Estimamos que se realizarán entre 50 y 100 cremaciones mensuales", agregó el empresario sastrense.

"La cremación es ecológica, limpia, moderna —se puede controlar hasta desde un teléfono celular— y práctica. Del proceso se obtienen cenizas inertes libres de contaminantes", explicó el ingeniero a cargo de la instalación del horno, que alcanza temperaturas de entre 850 y 1.050 grados, descartando así la posibilidad de emanaciones de olores al ambiente.

Cinerario. Por su parte, el sacerdote Balbo recordó que la cremación fue aceptada por el Concilio Ecuménico del año 1962. "La Iglesia católica no recomienda esparcir las cenizas ni llevarlas a la casa", advirtió el religioso, y aclaró que la inhumación o la cremación son las dos opciones permitidas por la Iglesia.

En ese contexto, el párroco adelantó la construcción un cinerario —lugar especialmente especialmente detinado a dar lugar a las cenizas de los fieles difuntos— en el parque de la iglesia sanjorgense, que será el tercero en la diócesis, después de Santa Fe y Santo Tomé.

"El cinerario tiene la forma parecida a una pila bautismal y la idea es unir bautismo —el principio de la vida cristiana—, con final o el comienzo de la vida eterna", apuntó.

En Rosario, el único cinerario está en la parroquia Santa Rosa de Lima, de Mendoza al 1300, y funciona desde el 30 de agosto de 2015.

En lo que respecta al medio ambiente, la ingeniera Bertaina aseguró que la emisión de gases en su pico máximo está muy por debajo de las normativas provinciales vigentes, "casi 500 veces menos", esgrimió, y aseguró que "las mediciones serán periódicas según la regularidad que imponga la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia. También habrá un plan de muestreo periódico a cargo de un laboratorio de Rosario", resaltó.

Comentarios