Edición Impresa
Domingo 11 de Mayo de 2014

La ciudad de los pasajeros frecuentes

Malas costumbres en tiempos donde la jornada laboral parece ser la excepción y la escapada del fin de semana largo se impone más que el pulóver en invierno.

Los rosarinos soportaron una semana extensa. En rigor tuvo siete días, pero ante la seguidilla de feriados, pareció durar un mes. Malas costumbres en tiempos donde la jornada laboral parece ser la excepción y la escapada del fin de semana largo se impone más que el pulóver en invierno.

En el medio hay que esquivar el ceño fruncido de varios comerciantes y monotributistas, para quienes si no se trabaja no se cobra y el feriado es un mazazo en medio de una economía recesiva.

La premisa es viajar, conocer nuevos horizontes. Tal vez eso llevó a armar una gira oficial a Rusia para evaluar las bondades de sus trolebuses, unidades que se quieren traer a esta ciudad el año próximo.

El concejal Jorge Boasso encendió la luz de alerta. Esta piedra en el zapato de las administraciones socialistas se preguntó a viva voz en el Palacio Vasallo para qué irán hasta Rusia a conocer los trolebuses si la misma empresa abrirá antes de fin de año una sucursal en Córdoba.

La respuesta es una incógnita, pero por las dudas el presidente de la comisión de Servicios Públicos, Carlos Comi, se subirá hoy al avión y partirá junto a la subsecretaria de la Agencia de Movilidad, Mónica Alvarado, y la gerenta del Ente de la Movilidad (EMR), Eva Jokanovich, hacia la tierra de los zares.

La comitiva tiene previsto tocar las ciudades de Sarátov y San Petesburgo. Según remarcó Boasso el jueves pasado en plena sesión del Concejo, en la primera está la fábrica de trolebuses Trolza (sitio clave a recorrer para ver las características de las unidades), aunque en la segunda no se supo especificar qué misión realizarán. Eso sí, San Petesburgo es una ciudad muy bella.

En esto de los viajes Comi parece ser un pasajero frecuente. Es más, si tiene la posibilidad de sumar millas tal vez hasta esté cerca de concretar otro periplo. ¿Estará pensando en ir a ver el Mundial a Brasil? No hay que olvidar que en su rol clave de presidente de la comisión de Servicios Públicos se fue a Roma justo en la semana en la que se definía nada más y nada menos que el aumento del boleto.

Entre las ventajas de estos trolebuses rusos, que según se anunció en no más de cinco meses se ensamblarán en La Docta, está el hecho de que pueden seguir circulando hasta 40 kilómetros sin estar conectados al tendido eléctrico. Esto le permite no quedar de rehén de piquetes, como pasa con la línea K.

Quizás sería más saludable solucionar el origen de las protestas sociales antes que comprar estas unidades esquivaprotestas, pero el tejido social está tan deteriorado que tal vez sea más simple ir a Rusia por los trolebuses.

Otra noticia que sorprendió esta semana fue una propuesta del PRO para esponsorizar los nombres de las calles de la ciudad. Es decir, colocar publicidad en los carteles indicadores y que el dinero que entre por ello vaya al fondo que financia el transporte urbano.

Una idea loable, claro que primero habría que conseguir que en los barrios las calles tuvieran los nombres pintados y que cuando los pinten no se incurra en errores ortográficos. Esta semana a Vera Mujica la pintaron en su versión rosarigasina: "Vera Mújica". Y a Riccheri le agregaron una i: "Ricchieri". En fin...

La Justicia, en tanto, empezó a poner las cosas en su lugar y una pericia oficial remarcó que en los juegos del parque Independencia no había controles. En la rueda de la que se desprendió una taza y le causó la muerte a dos hermanitas en agosto del año pasado, había otras cuatro que podían correr la misma suerte. El perito detectó tornillos flojos que, a su entender, una inspección periódica podría haber advertido. Pero Rosario no es una burbuja, forma parte de este país de los feriados, donde abundan los pasajeros frecuentes y, lamentablemente, la falta de controles. Una ausencia que se cobra vidas.

Comentarios