Opinión
Miércoles 11 de Enero de 2017

La ciudad es el espacio público

Es el espacio público, y no los espacios privados de uso público, el que le da identidad, singularidad y carácter a una ciudad, el que permite reconocerla en sus sitios urbanos. El reconocido urbanista catalán Jordi Borja señala que "el espacio público es la ciudad". Así, son los parques, plazas y calles los que producen ciudad, y no los centros de recreación y consumo, léase shoppings, complejos de cines y de casinos. De allí la importancia de que una ciudad tenga espacios públicos en cantidad y calidad.

Por ello, ya era hora de que la Municipalidad encarara un profundo trabajo de puesta en valor, reforma y preservación del Parque de la Independencia, el espacio verde más grande de Rosario (ocupa una superficie de 126 hectáreas). Es que hay zonas de este parque que están en mal estado, producto de años de falta de mantenimiento y desidia por parte del propio municipio.

En julio del año pasado, la intendenta Mónica Fein presentó el Plan del Nuevo Parque Independencia, un ambicioso proyecto que pretende intervenir, preservar y transformar los distintos espacios históricos de este predio, inaugurado en enero de 1902 por el visionario intendente Luis Lamas. El diseño del Independencia fue realizado por el famoso arquitecto y paisajista francés Carlos Thays (conocido también por su trabajo en el Jardín Botánico de Buenos Aires y por ser el creador de otros espacios verdes de esa ciudad).

El proyecto que tiene previsto ejecutar ahora la Municipalidad contempla trabajos en la Fuente de los Españoles, el Rosedal, el sector lindero al cementerio El Salvador, el ex parque de diversiones y el sector de la ex Sociedad Rural.

A un ritmo lento, pero por cierto no tan lento como la construcción del Acuario en el parque Alem por parte del Estado provincial (arrancó en enero de 2012 y aún continúa), el municipio comenzó a fines del año pasado con algunas tareas viales en calles internas del Independencia. Pero ayer dio otro paso más importante al lanzar la licitación de la restauración de la histórica Fuente de los Españoles, la magnífica obra del ceramista español Juan Ruiz de Luna, inaugurada en el corazón del Rosedal en 1929 como donación de la colectividad hispánica de Rosario (ver más información en la página 7).

Así, el municipio parece encarar con decisión este plan de revalorización del Parque Independencia luego de generar algunas dudas al final de 2015 sobre cuál era su política respecto de este espacio público. Es que en octubre de ese año el club Gimnasia y Esgrima presentó un proyecto para extenderse sobre una hectárea y media más del Parque Independencia, con el objetivo de construir una cancha de básquet y dos de vóley para sus socios, avanzando sobre un bosque de añosos eucaliptus que da a calle Moreno al 2100.

Los directivos de esta institución, que tiene su sede principal en el parque sobre un predio municipal y que cobra onerosas cuotas mensuales (1.185 pesos para un socio activo y 930 para un cadete, por ejemplo), argumentaron que el lugar estaba en "desuso" y "abandonado". Según trascendió en ese momento, fueron funcionarios del propio municipio y concejales oficialistas quienes en medio de la campaña electoral de 2015 visitaron a las autoridades de Gimnasia y les prometieron cederles ese terreno público. Pero la reacción de los vecinos de la zona, de la Asociación Amigos del Parque Independencia y del Colegio de Arquitectos, sumados al escándalo que generó en la opinión pública en general, frenó el intento y obligó al municipio a emitir un dictamen rechazando el pedido.

La Intendencia y los concejales nunca deberían perder de vista que la cantidad y el cuidado del espacio público determinan la calidad urbanística de una ciudad.

Comentarios