Cartas de lectores
Martes 21 de Junio de 2016

La cesárea, todo un tema

En los servicios de obstetricia en los que actúan parteras o licenciadas en obstetricia existen, proporcionalmente, un menor porcentaje de cesáreas.

En los servicios de obstetricia en los que actúan parteras o licenciadas en obstetricia existen, proporcionalmente, un menor porcentaje de cesáreas. Resulta interesante analizar por qué. La partera, con la instrucción acorde a nuestros días, ha pasado a formar parte del equipo de salud en los servicios más modernos, cuyos jefes y directores comprenden que su legendaria figura (la más antigua de la historia), continúa siendo imprescindible. Para ejemplificar traigo aquí una anécdota de la vida real. Corría el año 1990. Las obras sociales elevaron su voz al Ministerio de Salud de la Nación, señalando clínicas y sanatorios específicos en el país, donde el elevado número de cesáreas resultaba injustificable. Sin hacerse esperar, el ministerio actuó en los lugares donde comprobó el exceso. En nuestro caso, seis parteras rosarinas fuimos convocadas con urgencia, para trabajar en una clínica privada de la vecina ciudad de San Nicolás. En el término de un mes, se comenzó a notar el crecimiento de partos naturales. ¿Qué explicación se le encontró por entonces? La de siempre. La que marca la historia de la partera con su presencia tan cálida y paciente, como insustituible. Hicimos en la clínica, lo mismo que todas las parteras en el resto de país y en el mundo. Consustanciadas con el médico, instruimos a la mujer y su pareja para enfrentar con inteligencia unos de los actos más naturales de sus vidas. Acompañamos en la tarea de atravesar el trabajo de parto, sabiendo hacer, sabiendo decidir, sabiendo esperar. Y le enseñamos a la mujer, cómo se debía pujar para parir mejor, lo cual no se parece a ningún otro esfuerzo que podamos realizar. Sencillo, natural. Respetuoso. Claro que quizás, menos rentable para los dueños de los sanatorios. En la actualidad en el país contamos para la licenciatura en obstetricia con cinco universidades públicas, una carrera terciaria, y tres universidades privadas. En las ciudades de Rafaela, Sunchales y Santa Fe comenzó a dictarse este año. En la ciudad de Rosario, se suspendió para su posterior reapertura en 1980. En el 2016, aún la seguimos esperando.

Edith Michelotti


Comentarios