la_region
Viernes 17 de Febrero de 2017

La cascada del Arroyo Saladillo se haría pendiente para mitigar sedimentos

La cascada del arroyo Saladillo, que tras las últimas lluvias experimentó un fuerte retroceso que pone el peligro al puente Molino Blanco, podría dejar de ser un salto perpendicular y convertirse en una pendiente que mitigue la erosión de los sedimentos.

La cascada del arroyo Saladillo, que tras las últimas lluvias experimentó un fuerte retroceso que pone el peligro al puente Molino Blanco, podría dejar de ser un salto perpendicular y convertirse en una pendiente que mitigue la erosión de los sedimentos. Al menos esa es la opción que por estas horas las autoridades estarían evaluando como la más viable, a partir de la propuesta que acercó una empresa, aunque no trascendieron mayores detalles.

Fue el intendente de Villa Gobernador Gálvez, Alberto Ricci, quien reveló que se está evaluando como la más problable esta alternativa, que podría hacerse con un sistema de geotubos. Se trata de grandes bolsas de alta resistencia de tejido geosintético alrededor de las cuales se han desarrollado una amplia gama de aplicaciones, pricipalmente para el control de la erosión de las costas.

El sistema podría utilizarse en este caso para que el agua baje de manera escalonada y el salto no genere tanta erosión en los sedimentos.

El tema se volvió urgente cuando, después de las últimas lluvias, este accidente retrocedió más de 150 metros y se ubicó a una distancia similar del puente que une Rosario con Villa Gobernador Gálvez.

Comentarios