Edición Impresa
Viernes 30 de Mayo de 2008

La carne no sólo está en el frigorífico

Los integrantes del ala masculina de la familia Paladini están de parabienes. Y tienen sus razones. Poco tiempo atrás, Nicolás fue protagonista de un romance que sonó muy fuerte en todas las revistas de chismes. Era lógico: el muchacho había seducido nada menos que a la despampanante Jesica Cirio.

 

Los integrantes del ala masculina de la familia Paladini están de parabienes. Y tienen sus razones. Poco tiempo atrás, Nicolás fue protagonista de un romance que sonó muy fuerte en todas las revistas de chismes. Era lógico: el muchacho había seducido nada menos que a la despampanante Jesica Cirio. Aunque el amor, si bien fue intenso, duró poco. Sin embargo, parece que el hombre se entusiasmó con el target. Su nueva víctima es otra modelo, también rubia y también infartante: Rocío Guirao Díaz. Pero la historia no termina allí: cuentan que el incansable seductor le presentó a su primo Gastón a otra belleza de la farándula y que así se habría formado otra parejita. En este caso la dama no es rubia sino morena, hecho que por cierto no disminuye las notorias virtudes de Mariana de Melo. Parece que los muchachos no dejan muñeca con cabeza.

Comentarios