Newell's
Miércoles 23 de Noviembre de 2016

La capital futbolera vuelve a estar en Rosario

Otra vez el foco futbolero del país pasa por clubes de acá: uno protagoniza el torneo, otro va por la Copa Argentina.

Hacía bastante tiempo que un fin de año no encontraba a los equipos rosarinos detrás de objetivos importantes. Está claro que no son los mismos, que apuntan a torneos diferentes, pero ambos tienen la expectativa en alza. Newell's está 2º en el campeonato 2016/17, ahora sí mostrando que puede seguir creciendo. Y Central afrontará en breve la semifinal de la Copa Argentina, en busca de la tercera final consecutiva y que, esta vez sí, sea la vencida. El cierre del ejercicio 2016 los encuentra con un superávit que mantiene en vilo a sus hinchas. Amén de lo que ocurre puertas adentro en el Parque con la violencia. Amén de la polémica innecesaria sobre Teófilo Gutiérrez en Arroyito. La Rosario futbolera goza este presente de ilusión, siempre partida en dos por supuesto.

Central se armó para replicar la ambición de pelear el título del torneo largo como en 2015, como hasta la mitad del torneo de Transición 2016 y, por supuesto, como en la Copa Argentina del año pasado y la Copa Libertadores. A poco de andar en el campeonato local, es cierto, debió recalcular y su foco se centró exclusivamente en esta edición de la Copa Argentina. Mientras en los últimos partidos mostró signos de reacomodamiento, de volver a ser un equipo duro de roer y capaz de traducir la ambición natural en resultados, volvió a la semifinal copera dejando en el camino a su sombra negra Boca y ahora tiene el camino expedito. Ojo, como dijo ayer Coudet, Belgrano no será fácil. Porque aunque viene mal pisado, lo enfrentará con nuevo entrenador y eso siempre significa una motivación extra. Pero a decir verdad, aparece como un rival menos complicado que los xeneizes, el team del Chacho viene superándose y el sueño de alcanzar una nueva final es posible. Después, el extraño River o el más que irregular Gimnasia tampoco aparecen hoy como obstáculos insalvables.

Y Newell's, al que ni el más optimista de sus simpatizantes hubiera augurado semejante posición en la tabla cuando el torneo cumplió su primer tercio, dio vuelta la ecuación de lo que se esperaba para ambos equipos rosarinos. Es el del Parque el que, sin incorporaciones rimbombantes pero recuperando a sus hombres más importantes, tales los casos de Formica y Scocco siempre bien acompañados por Maxi Rodríguez, logró poner al club en la consideración para la lucha que más seduce. Del objetivo que planteó el presidente Eduardo Bermúdez de 1,400 de promedio, a la expectativa de darle caza a Estudiantes y abrirse paso entre los clubes "grandes" de Buenos Aires, dio un paso colosal. Ah, y ya con 1,360 en la otra tabla.

Central no arrancó bien en el campeonato, perdió mucho en la defensa, pero no la esencia que lo llevó, desde que llegó Eduardo Coudet junto a esta dirigencia, a pelear por cada cosa que disputó. Eso agiganta el mérito de otra vez ponerse a las puertas del título de la Copa Argentina. Newell's no podía nunca terminar de levantar cabeza, debió anticipar elecciones, la confirmación de Diego Osella sembró muchos interrogantes, pero el respaldo que le dio Bermúdez para que pueda armar el plantel de cero le está dando la razón.

Claro que no todo es color de rosa. Newell's da pelea en la cancha, mientras que afuera el manto de violencia amedrenta, oscurece, no lo deja vivir tranquilo en un claro contraste que aumenta el mérito deportivo. Ni imaginar el escenario si encima el equipo estuviera en esa sintonía. Central tiene otro tipo de problemas, como el que le dejó la expulsión de Teo ante Boca, que irritó a los hinchas en un momento inapropiado. Por eso el Chacho lo defendió, les pidió que no se ensañen con él con un argumento lógico. El colombiano seguramente penará con fechas de suspensión en el torneo local, pero en la copa sí estará presente y "es un jugador que a lo mejor nos mete en la final y hasta nos da un título". Ergo, pidió una nueva oportunidad, que seguramente le dará ante Belgrano en Formosa. La exquisita definición ante Boca también lo avala.

Newell's y Central están ante objetivos importantes. Claro, el rojinegro recién puede alumbrar un premio mayor el año que viene pero este sigue siendo uno de siembra. Y el auriazul ahora, sin contar que de lograrlo puede derivar en otro, el de la participación en la Libertadores 2017. La memoria no registra un fin de año, o hasta un fin de temporada, que los encuentre juntos luchando por metas así. Bienvenido.

Comentarios