Edición Impresa
Sábado 28 de Julio de 2012

La Capital sobre el escritorio

Además de transmitir el gusto por la escritura, la Señorita Nelly quería contagiar a sus alumnos, y desde muy pequeños, con la lectura. Por eso junto a la preocupación por una buena biblioteca, "en el escritorio siempre tenía su cuaderno de actividades educativas abierto, la revista La Obra y hasta el diario LaCapital del día domingo", tal como rememoran sus ex alumnos de aquellas clases en la escuela del campo. También la revista La Tierra, que enviaba la Federación Agraria y que llegaba a la mayoría de los hogares del campo. Todas se usaban como materiales de consulta.

Comentarios