Edición Impresa
Sábado 28 de Junio de 2014

La campaña triguera alterna buenas y malas en la zona núcleo

En el oeste del área agrícola la siembra avanza. En cambio, el norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe presentan suelos demasiado húmedos.

La campaña triguera acapara buena parte de las miradas en la región núcleo agropecuaria, con elementos que llaman al optimismo pero también con obstáculos que empañan la ecuación para el cereal fino.

Tal como detalla el último informe GEA de la Bolsa de Comercio de Rosario, existen zonas que avanzan rápidamente con la implantación que "contrastan con áreas donde las napas colapsan y la siembra está pendiente y en riesgo", como en el norte bonaerense.

"El entusiasmo por el trigo sigue disminuyendo ante la imposibilidad de ingresar a los lotes", sobre todo en Buenos Aires, donde el ciclo 2014/15 comienza de forma muy difícil: la cosecha aún no puede darse por concluida, y todas las labores siguen trabadas.

El trabajo de la Bolsa informa además que los caminos inundados formaron un gran cuello de botella que atenta contra los momentos más cruciales del ciclo: la cosecha y la siembra.

En esta campaña, los suelos más arenosos y con buen drenaje del oeste resultaron ser los más beneficiados.

Si bien suelen tener una siembra muy complicada por la falta de agua y serias dificultades para incluir el trigo en la rotación, en este año poseen los perfiles cargados para afrontar el invierno y se está avanzando rápidamente con la siembra.

Se están sumando nuevos lotes a la intención, y están aplicando paquetes tecnológicos para rindes objetivos que están por encima de los 35 qq/ha (quintales por hectárea).

Hacia el centro sur de Santa Fe también se avanza a buen ritmo, pero más hacia el sur aumentan las áreas anegadas que no pueden sembrarse y otras que, ya sembradas, se inundaron y podrían llegar a resembrarse.

Junto con el este cordobés, esta zona avanzó en la siembra de lotes con trigos largos e intermedios, cubriéndose ya un 80 por ciento del área.

En general, la emergencia es muy buena y se mantienen las buenas perspectivas de la campaña. Se busca utilizar trigos intermedios a largos como antecesores de maíz de segunda y ciclos cortos antes de soja de segunda para evitar la merma de rinde de la oleaginosa ante el atraso en la fecha de siembra. En el norte bonaerense el avance de la siembra es de un 20 por ciento. En muchos lotes los planes de siembra directamente rotaron su destino hacia la soja de primera. Cada semana que pasa parece más difícil que se alcance a implantar la intención que se proyectaba a principios de mayo.

"El ambiente húmedo y la amenaza del El Niño, los problemas de cosecha y sus mayores costos conllevan alta incertidumbre y dificultan la toma de decisiones".

Desde la Bolsa destacaron que durante esta campaña, el valor de los servicios de cosecha subió en función del estado del suelo y por los tiempos muertos de los equipos más allá del costo diferencial de cosechadoras con doble tracción y/o duales.

Más allá del encarecimiento del costo del transporte, subsisten grandes dificultades para ingresar a los lotes por falta de caminos. También la imposibilidad de realizar los barbechos traerá dificultades con malezas complicadas como rama negra y más costos.

Norte provincial. El informe del sistema de estimaciones agrícolas de la Bolsa santafesina de esta semana informa que la disponibilidad de humedad en los primeros 20 centímetros de suelo es de "buena a muy buena" para la totalidad de los cultivos implantados.

"Se siguen observando zonas deprimidas con anegamientos y/o encharcamientos pero en menor medida".

Además, finalizó la cosecha de soja de segunda, con una superficie sembrada de 390.000 hectáreas y una superficie cosechada de 386.000 hectáreas.

El rendimiento promedio fue de 25,5 qq/ha, y la producción final de 984.000 toneladas.

Cabe recordar que la superficie sembrada con soja (primera y segunda) en el centro-norte de la provincia fue de 995.000 hectáreas, un 19 por ciento más que la campaña anterior.

Respecto al maíz de segunda, el estado fenológico de los cultivares es R6 (madurez fisiológica-secado de granos), ya que continúan siendo muy altos los porcentajes de humedad en grano que de acuerdo a la condición diaria fluctúa con respecto a los porcentajes registrados durante todo este período, manteniéndose con valores de 17 a 25 por ciento, por lo cual se espera una disminución de los mismos para consolidar y generalizar el proceso de cosecha.

De acuerdo con la condición particular de los últimos días (horas de sol y condición algo más seca), los productores deciden cosechar con humedad y los rendimientos obtenidos van de "muy buenos a excelentes": 75 qq/ha, 85 qq/ha, 92 qq/ha, 100 qq/ha y algún lote puntual de 115 qq/ha, en distritos de los departamentos Castellanos, Las Colonias, San Cristóbal, San Justo y La Capital.

Se mantiene el rendimiento promedio de 75 qq/ha para el maíz de segunda, en el centro-norte de la provincia de Santa Fe.

En lo relativo al trigo, ya finaliza el proceso de siembra en toda el área. Los cultivares de trigo ciclo largo (todos sembrados), presentaron muy buena germinación y en proceso de crecimiento.

Los cultivares de ciclo intermedio son los que se están terminando de implantar, sosteniendo una semana muy activa. Los lotes con destino a siembra presentan condiciones óptimas permitiendo un grado de avance del 68 al 70 por ciento, unas 121.000 hectáreas aproximadamente.

Los pronósticos manifiestan estabilidad climática y las perspectivas positivas que presenta el cultivo se consolidarán. Se estima que en esta campaña se sembrarán 176.000 hectáreas, es decir un 18-19 por ciento más que en el ciclo agrícola anterior.

La recolección de algodón presenta un retraso del 17,5 por ciento respecto de la campaña anterior. En el departamento 9 de Julio y noroeste de Vera, fluctúan entre los 1.900 y 2.500 kilos por hectárea, con buena calidad de fibra.

Comentarios