Edición Impresa
Lunes 16 de Mayo de 2011

"La camiseta no se mancha"

La camiseta no se traiciona. “Podés cambiar de esposa y hasta de sexo, pero de equipo nunca”, reza una máxima de barrio. Y algo así pasó en el programa del jueves de “Bariló, a todo o nada”, que conduce Guido Kaczka. En el momento de definición, llegó una prueba terrible. Consistía en tatuar en vivo a dos padres de los equipos azul y rojo, que competían por el viaje estudiantil a Bariloche. Los padres, algo nerviosos, aceptaban someterse a la prueba, pero cuando Kaczka les preguntó su parcialidad futbolera todo cambió. Allí, uno confesó ser hincha de San Lorenzo y el otro de Independiente. Al primero le pidió que se tatúe el escudo del Rojo, y el padre se negó rotundamente. Al de Independiente le pidió tatuarse el de Racing. Y también se negó. Los padres se dieron la mano. La camiseta no se mancha, aunque la tele pida lo contrario.

Comentarios