Cartas de lectores
Miércoles 03 de Agosto de 2016

La calidad de los trabajos

Hoy en el país se vislumbra una etapa de cambios. Y una forma de cambiar es empezar a hacer las cosas bien.

Hoy en el país se vislumbra una etapa de cambios. Y una forma de cambiar es empezar a hacer las cosas bien. En el barrio Ludueña se pavimentaron calles en la década del 40 y hoy sin el mantenimiento adecuado, aún están en buenas condiciones. Las calles que se hacen ahora, cada tres o cuatro años requieren reparaciones, porque, por supuesto, las de hormigón son más caras pero mejores. En el caso de los barrios que se construyen para la gente humilde, hacerles buenas casas, que duren, con materiales de calidad y no que al año las ventanas estén chorreando óxido. En la calle Vélez Sarsfield al 6500 hicieron un barrio. No tuve la oportunidad de verlas en su interior, pero puedo imaginármelo por la forma de pintar el exterior, parecen pintadas con tempera. Hacerles una casa bien terminada, con todas las comodidades, hace a la dignidad de las personas. Esto parece una dádiva. En septiembre de 1990 me publicaron una carta donde expresaba lo mal que se estaba hormigonando una zanja en medio de la calle Junín al 2000. La tierra no había sido compactada debidamente. Al tiempo ese pavimento se rompió y hubo que repavimentar todo. Hace unos días, al pasar por la calle Genova al 2500, vi como hormigonaban otra zanja, parecida a la de los años 90, pero esta la hormigonaban sobre el barro. Ese cambio del que hablo también tiene que llegar a los ciudadanos. Hay que cuidar que las cosas se hagan bien. Después de todo, somos quienes las pagamos.

Roberto Loria / DNI 6.045.248

Comentarios