Tragedia aérea en Colombia
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

La caída del avión con el plantel del club brasileño Chapecoense dejó 71 muertos

Solo se salvaron tres futbolistas, un periodista y dos tripulantes. Persisten dudas acerca de las causas de la tragedia.

El fútbol está de luto. 71 muertos y seis heridos es el saldo que dejó la caída del avión que transportaba al club brasileño Chapecoense a Colombia para disputar la final de la Copa Sudamericana. La nave se estrelló el lunes por la noche a casi 40 kilómetros de Medellín.

El avión chárter, perteneciente a la empresa boliviana de capitales venezolanos Lamia, fue contratado por el club para desplazar a su plantel deportivo, a hinchas y periodistas a Medellín, donde hoy se debía disputar el partido de ida por la final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional de Colombia. A bordo iban 71 personas, de las cuales sobrevivieron tres futbolistas, dos tripulantes y un periodista.

Anoche se precisó la cifra de víctimas, puesto que se confirmó que cuatro personas que habían sido incluidas en el pasaje, no abordaron.

La delegación viajó de San Pablo a la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, donde comenzó el trayecto final hacia Medellín, que tendría una distancia de vuelo aproximada de 3.000 kilómetros.

Según el coronel de la Fuerza Aérea Colombiana, Edgar Sánchez, la tripulación del avión reportó averías eléctricas al aeropuerto José María Córdoba del municipio de Rionegro, que sirve a Medellín, poco antes de las 22 horas del lunes (03 GMT del martes; cero hora de Argentina).

Segundos después, el avión con matrícula CP2933 RJ 80, piloteado por Miguel Quiroga y Ovar Goytía,desapareció de los radares y fue encontrado partido en tres pedazos en Cerro Gordo, una cadena montañosa con 3.000 metros de altura situada a corta distancia del municipio de La Unión, a 200 kilómetros al noroeste de Bogotá y a 38 de Medellín, la capital del departamento de Antioquia (noroeste).

Los socorristas que llegaron al lugar del siniestro, caracterizado por ser lluvioso y de difícil acceso aéreo y terrestre, indicaron que el avión no se incendió, por lo que no se descarta una falta de combustible.

No obstante, la Dirección General de Aeronáutica Civil de Bolivia (Dgac) aseguró que el avión siniestrado en Colombia "salió en perfectas condiciones de suelo boliviano"y confió en el resultado de las investigaciones.

La Aeronáutica Civil de Colombia confirmó luego el hallazgo de las cajas negras del avión, lo que podría ayudar a esclarecer las causas del siniestro. También reportó que seis personas fueron rescatadas con vida, entre ellas el portero Jackson Follmann y los defensores Alan Ruschel y Neto, y confirmó la muerte de las otras 75.

Los restantes sobrevivientes son Rafael Valmorbida (periodista, internado en el hospital del vecino poblado de La Ceja), Ximena Suárez (azafata, en la Ceja también) y Erwin Tumiri (técnico de aeronave, en clínica Somer).

El delantero argentino Alejandro Martinuccio se salvó de la tragedia por no viajar debido a una lesión. Surgido de Nueva Chicago, Martinuccio, de 28 años, llegó este año al Chapecoense proveniente del Ponte Preta, también del fútbol brasileño. "Me levanté con esta noticia. Me estaba recuperando de una lesión y no viajé. No sé por qué pasan las cosas. Es muy difícil todo esto", expresó.

Desde Lionel Messi a Neymar, de Diego Maradona a Rafael Nadal, el mundo del deporte expresó su dolor. "Mi más sentido pésame para todas las familias, amigos e hinchas del plantel del Chapecoense. #FuerzaChape"', comentó Messi en su cuenta de Facebook, en un texto que acompañó con escudo de club brasileño y un crespón negro.

El Papa Francisco se mostró "consternado" por el accidente y dijo que iba a oraba por el descanso de los fallecidos.

El presidente Mauricio Macri lamentó la tragedia. "El fútbol está de duelo por la tragedia de Chapecoense. Nuestras condolencias a sus familiares, amigos y a todo el pueblo brasileño", sostuvo a través de su cuenta de Twitter el jefe de Estado.

El entrenador de la selección argentina, Edgardo Bauza, envió sus condolencias para las familias de los fallecidos y recordó a dos personas que "quería mucho". "Uno era Mario Sergio, con quien jugué (en Rosario Central) y ahora era periodista en Fox, y el otro era Caramelo, un marcador de punta que pude dirigir en San Pablo", explicó.

Anoche terminaron de rescatar los restos de los 71 fallecidos, como lo confirmó el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UBGRD), Carlos Iván Márquez, quien confió en que las operaciones culminarán hoy. También reveló que se hallaron "en perfecto estado" las cajas negras de la aeronave.

Por su parte, la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) anunció la suspensión de la final y de todas sus actividades tras el accidente (ver Ovación).

Asimismo, el Atlético Nacional pidió a la Conmebol declarar campeón de la Copa Sudamericana al Chapecoense. Y varios clubes brasileños propusieron medidas solidarias para la reconstrucción del Chapecoense.

Hasta ayer en que la tragedia se cruzó un su camino, el Chapecoense era un equipo joven y poco conocido, que había cobrado notoriedad con su sorpresiva llegada a la final de la Copa Sudamericana. Hasta 2009 militó en la Serie D pero llegó a primera división en 2014. Desde entonces, no sólo se ha mantenido en la máxima categoría sino que cada año ha mejorado su rendimiento.

Fundado en 1973, representa a la ciudad de Chapecó, polo industrial del estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil en el que viven 200.000 habitantes.

Comentarios