Edición Impresa
Sábado 01 de Noviembre de 2014

La cadena de la soja celebra la innovación del cultivo

Destacan el aporte de la oleaginosa a la economía argentina.

La cadena de la soja argentina (Acsoja), una de las más competitivas del mundo, celebró su décimo aniversario.

"El éxito está basado en la aplicación intensiva del conocimiento científico-tecnológico", señalaron desde la entidad y precisaron que el crecimiento de la producción de soja argentina es elocuente ya que sólo en la última década se incrementó en 17 millones de toneladas, con un ritmo de crecimiento del 5,3 por ciento anual.

El 96 por ciento de la producción de soja argentina se exporta bajo la forma de poroto, harina, aceite o biocombustible, representando al complejo más importante de la balanza comercial del país. En 2013 las exportaciones argentinas totales ascendieron a 81.600 millones de dólares, con una participación del sector agropecuario y agroindustrial de 48.000 millones, de los cuales la soja fue responsable de exportaciones por 21 mil millones. De esta forma, el complejo soja lidera las ventas externas del país. Le sigue el sector automotriz (11.600 millones de dólares), el cerealero (9.400), el petrolero petroquímico (6.400), las exportaciones de carne y leche (4.000) y las del sector frutihortícola (2.400).

Los embarques del complejo soja se destinan a más de 100 países. Entre los grandes destinos se destaca China, que compra en la Argentina el 20 por ciento de sus importaciones de poroto de soja. A la vez que la Unión Europea es el gran destino de la harina de soja argentina.

Desde Acsoja indicaron que "la inversión anual de los productores en este cultivo fue de 8.600 millones de dólares, con lo que se lograron producir 53 millones de toneladas de porotos de soja la campaña pasada. Esa producción equivale a un valor FOB de 20.000 millones de dólares y representa el 8 por ciento del PBI argentino".

"Estas cifras, que evidencian los avances logrados en los últimos diez años, se sustentan en los nuevos desarrollos biotecnológicos, que asociados a los aportes de la genética convencional y a la tecnología de cultivo, permitieron acelerar la obtención de variedades mejoradas con muy alto potencial de rendimiento y resistencia a factores bióticos y abióticos", agregaron.

De esta forma, la Argentina se encuentra en el mejor nivel internacional en cuanto a la disponibilidad de insumos de calidad y de las herramientas tecnológicas más avanzadas, con una amplia y extensa cadena de distribución, en compromiso con la sustentabilidad del sistema productivo. Así, aparecen semillas con mayores potenciales de rendimientos que a la vez resuelven nuevos temas sanitarios, una amplia oferta de fertilizantes y productos fitosanitarios y el desarrollo de una sofisticada industria de maquinaria agrícola en la que los productores argentinos invierten 1.000 millones de dólares por año.

El derrame de la cadena de la soja "es insospechado", indicaron desde Acsoja y señalaron que "considerando sólo los viajes a puertos que se realizan para transportar el 80 por ciento de la producción nacional, se realizan 1,4 millón de viajes de camión, por unos 1.200 millones de dólares".

Comentarios