La región
Viernes 25 de Noviembre de 2016

La cadena de incendios en Israel se extendió por Galilea y Jerusalén

La situación comenzó a normalizarse en Haifa, donde algunos de los 80.000 evacuados volvieron a sus hogares. Llega ayuda internacional.

La cadena de incendios que asola Israel se extendió ayer por Galilea y Jerusalén, mientras que la situación empezó controlarse en Haifa, donde algunas de las 80.000 personas que fueron evacuadas pudieron volver a sus hogares. Las fuerzas de seguridad e inteligencia continúan las investigaciones para determinar si los incendios fueron intencionados, como, según informó el titular de Seguridad Interna, Guilard Erdán, se demostró sobre el primer fuego. Se trata de una posibilidad que contempla el premier israelí, Benjamin Netanyahu, para quien el país afronta "una ola de terrorismo incendiario". "El fuego está controlado. Estamos haciendo batidas de vigilancia", dijo el jefe de bomberos de Haifa, Yitzhak Swisa, en una de las calles del barrio de Ahuza, donde a un lado y a otro se ven casas devoradas por las llamas y reina un silencio sólo roto por el ulular de sirenas de bomberos y ambulancias. Las autoridades ya restablecieron la electricidad en parte de la ciudad y el agua, que había sido cortada para dedicarla por completo al abastecimiento de los camiones de bomberos.

"Visión apocalíptica". Guarderías, escuelas y geriátricos fueron evacuados en una ciudad que quedó colapsada por el tráfico y donde ahora se percibe un intenso olor a quemado, con grandes áreas de tierra calcinada y casi 700 casas dañadas. "Era una visión apocalíptica", declaró uno de los residentes del vecindario, Rani Kahana, junto a su hijo de 11 años, que describió el avance de la llamas por el Monte Carmel hacia la urbe como "una película de ficción".

Los vientos avivan el fuego. Mientras en Haifa los que pueden regresan a sus casas, los israelíes que viven en la zona de Nataf, al oeste de Jerusalén, fueron evacuados ayer por precaución, ante los fuertes vientos que avivan las llamas en un terreno extremadamente seco a causa de la sequía que azota la región, donde prácticamente no ha llovido en los últimos meses.

   Los servicios de emergencia siguen combatiendo los incendios que no fueron apagados en Jerusalén y Galilea y trabajan con éxito en localidades como el asentamiento judío de Yitzhar, en Cisjordania, donde un fuego fue controlado.

   Aviones hidrantes de Canada, turcos, griegos, croatas y dos Beriev be-200 gigantes rusos llegaron para ayudar a las dotaciones locales a combatir las llamas, indicó el ministerio de Relaciones Exteriores israelí. Se espera también el arribo de otras naves desde Francia, España y Azerbaiyán, así como ocho dotaciones de bomberos de la Autoridad Nacional Palestina, a los que ofrecieron asistencia Jordania y Egipto.

   Por el momento, la policía detuvo a catorce personas "en relación con la cadena de incendios".

Comentarios