Edición Impresa
Sábado 31 de Mayo de 2014

La balada del lobo solitario, Iván Noble, un caballero entre agridulce y melanco

El cantante presenta hoy en Rosario su último disco, "Pistolas al amanecer", que habla de desencuentros y finales y profundiza en esa veta de relaciones truncas y fracturadas.

Un solitario entre agridulce y melanco. Ese es el perfil que trazan de Iván Noble los temas de "Pistolas al amanecer", su último álbum. Y él lo refuerza diciendo: "No creo que las madrugadas tengan mucho para contarme". Y agrega: "Me gustan las canciones sobre desencuentros y finales". Cuando uno habla con el ex líder de los Caballeros de la Quema se da cuenta que muy poco ha cambiado: la marca de músico verborrágico, filoso y reflexivo que lo distinguió en los 90 sigue ahí. Y así puede hablar de los prejuicios rockeros, la paternidad, el paso del tiempo o sus sueños de escritor. Ahora está embarcado en una gira nacional que hoy lo traerá a Rosario para presentar su nuevo disco, que al igual que su anterior CD, el confesional "La parte de los ángeles", profundiza en esa veta de relaciones truncas y fracturadas.

"Yo no soy especialmente optimista", confesó el cantante a Escenario. "Y además estoy rodeado de gente que naufraga en sus relaciones", aseguró. "En términos estadísticos, esta época es muy contundente. Ese mandato social de «hasta que la muerte nos separe» de a poco desaparece. Las generaciones nuevas, en las que me incluyo, empiezan a cuestionar esa mirada. Entonces cuando un amor empieza a naufragar, o empieza a parecerse a otra cosa, uno se divorcia y se va. A mí me gustan las canciones hechas de eso, de destiempos, de desencuentros o de finales. También me gustan los libros y las películas de ese tipo. Me parece que ahí hay más para contar, son historias con un poquito más de carne y hueso", se explayó.

"Pistolas al amanecer" cierra con una versión de "Me olvidé de vivir", el clásico de Julio Iglesias, un cantante que fue defenestrado por toda una generación rockera. "En la casa de mis viejos no se escuchaba Julio Iglesias, nunca formó parte de mi educación musical familiar", recordó Noble. "Pero sí se escuchaba mucho en casas que yo frecuentaba: en la casa de mi tía, en la casa de un vecino de mi abuela y en las casas de mis primeras suegras. «Me olvidé de vivir» es una hermosa canción, y por lo que cuenta la letra me pareció prima hermana de otras canciones del disco", apuntó. Sobre los prejuicios, el músico fue terminante: "A esta altura hay muchas cosas que me parecen una tontería con respecto a la cultura del rock y su supuesta superioridad estética y moral sobre los demás géneros. A esta altura puedo decir que me ne frega. Lo importante a la hora de versionar estas canciones es que te gusten de verdad, y no hacerlo desde un lugar kitsch o snob", disparó.

A los 46 años, Noble aseguró que el paso del tiempo y la paternidad cambian la visión de la fantasía rockera de sexo, drogas y rock and roll. "Igual —admitió entre risas— yo nunca participé de esa tríada. Del sexo, drogas y rock and roll lo único que me interesa es el sexo. Las drogas no me van y el rock and roll con mayúsculas, como supuesto estilo de vida, me interesa muy poco a esta altura. Yo soy un tipo que le preocupa mucho más llevar a su hijo temprano al colegio o ir a una reunión de padres que los preceptos del rock. Me gusta mucho el rock, y en mi vida tuve mucho rock, pero hoy en día también tengo hábitos y ritos que no tienen nada que ver con el rock. Me gusta quedarme en mi casa viendo cine de los años 50 mientras como helado del pote", contó como ejemplo.

Con once años de carrera como solista y seis discos editados, el cantante afirmó que ahora se siente "realmente cómodo" en ese camino. "Me considero establecido, acampé. Me siento cómodo en un sentido personal y profesional, en el lugar que ocupo y los lugares donde toco. Los primeros tres ó cuatro años fueron los más complicados, porque estás lleno de dudas, sobre todo si fuiste cantante de una banda. Ahí la gente no termina de creer que vas a ser solista, te mira de soslayo y está esperando que vuelvas a tu banda. Esos primeros tiempos son duros, son de mucha incertidumbre. Pero después se acomodan los melones, como se dice. El oficio es el mismo y la gente que antes extrañaba a la banda ahora tiene la misma distancia con la banda que yo. Además el 80 por ciento de la gente que me viene a ver ahora nunca vio a los Caballeros", afirmó.

Noble lideró un grupo de rock, se probó como actor y editó un libro de poesía. Pero dice que tiene una gran materia pendiente: ser escritor. "Yo saqué un libro de poesía, pero no considero que todavía tenga ni la gimnasia ni la reputación de un tipo que escribe. Me gustaría que con los años ocurra. Por ahora creo que soy un buen lector. Y ojalá que eso me sirva para ser un tipo que escriba con más compromiso y con más regularidad de acá a un tiempo. La literatura tiene esa ventaja, entre comillas, de que vos podés escribir tu primer libro a los 50 años", concluyó.

Comentarios