La ciudad
Viernes 18 de Noviembre de 2016

La bajada de los secundarios de 4º año, con mucho ruido y un amplio operativo de control

Los estudiantes que el año próximo realizarán su viaje de estudios comenzaron la vigilia bien temprano y por estos momentos convergen en el Monumento bajo un estricto operativo de seguridad.

Los estudiantes de 4º año de los colegios secundarios de Rosario comenzaron bien temprano hoy, algunos directamente ni pernoctaron, a juntarse frente a las puertas de sus respectivos establecimientos para celebrar la cercanía del fin de ciclo lectivo y la llegada de su último año en la secundaria, en la mayoría de los casos.
Ruidosos como de costumbre, trastocando el sueño de muchísimos vecinos, con cánticos y una energía increíble, los pibes se juntaron bien temprano frente a las puertas de sus colegios y con los primeros rayos del sol comenzaron su periplo hacia el centro de la ciudad.
Se los pudo ver por peatonal Córdoba caminando hacia el Monumento con sus guardapolvos o uniformes pintados en muchos casos, cantando, descargando adrenalina.
Embed
El recuerdo de una conflictiva bajada el año pasado, con pintadas en el Monumento y corridas por las peatonales, puso en alerta este año a las autoridades, quienes diseñaron un operativo para concentrar a los estudiantes en el Patio Cívico y de esa manera tener más controlado a miles de estudiantes enfervorizados.
Con un refuerzo de 100 efectivos de la policía provincial, personal de las áreas de control de la Municipalidad y de Gendarmería -encargada ésta de la custodia del Monumento-, los estudiantes iban llegando y sus mochilas eran revisadas una por una.
Se logró así incautar gran cantidad de pirotecnia y alcohol, como también espuma en aerosol.
En diálogo con el programa "El primero de la mañana", que se emite por La Ocho, alumnos del colegio Nuestra Señora de la Guardia contaron que "vinimos caminando (desde Presidente Roca y Uriburu), nos juntamos a las 4.30 de la mañana. Está todo muy tranquilo, muy lindo. Lo de revisar mochilas está muy bien, sino esto es un descontrol. Después veremos qué pinta, adónde la vamos a seguir".
Un poco más osadas, un grupo de chicas de un colegio de la zona norte contó que "estuvimos toda la noche despiertos. Nos sacaron la espuma, pero otras cosas no. Vamos a seguir, seguir y después nos vamos a dormir".

Comentarios