Edición Impresa
Sábado 31 de Julio de 2010

La ayuda de las pasantías rentadas

Florencia Sánchez tiene 19 años, terminó su secundario también en la Eempa Nº 1.256 en 2009. Ahora cuenta feliz que estudia derecho en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

La joven participó de otra experiencia educativa con apoyo empresario. Se trató de una pasantía rentada de 4 horas diarias, ofrecida el año pasado por una reconocida tienda ubicada en pleno centro rosarino. "No pensaba en trabajar, pero la oferta me pareció buena, y me ayudó con mis gastos", dice Florencia que ya quedó efectiva en este trabajo. "Ahora me organizo con el estudio en la Universidad y los tiempos que me demanda el trabajo, eso me da independencia", confiesa orgullosa de tomar este doble reto.

  Al principio la estudiante tenía sus dudas de cómo enfrentar esta tarea, pero asegura que "la diferencia la hace cada uno, según se tome estos desafíos". Al igual que Federico y Celeste, Florencia valoriza el apoyo dado en la instancia educativa ofrecida por la Eempa, donde aseguran se les exigió como a cualquier alumno, pero se los apoyó para que siguieran estudiando.

  La profesora Cecilia Kolic también destaca el rol de esta conocida tienda de origen extranjero que contribuye a posibilitar que más jóvenes sigan estudiando. También del compromiso asumido con la educación.



Comentarios