Encuentro Nacional de Mujeres
Martes 11 de Octubre de 2016

La avenida Pellegrini quedó tapizada de grafitis

Una pinturería amaneció ayer repleta de inscripciones en sus paredes. Su dueña, de 71 años, deberá invertir $ 15 mil en reparar el daño.

Marta tiene 71 años y desde 1978 levanta la persiana de su pinturería ubicada en la esquina de Presidente Roca y Pellegrini. Ayer, la impotencia se mezcló con la indignación al ver que su negocio, ajeno a cualquier simbolización de repudio alguno, amaneció tapado de grafitis. "Mi mamá es una mujer que se levanta a las 6 de la mañana de lunes a sábados. Trabaja, y con su esfuerzo nos dio educación y sustento. Da mucha bronca ver todo esto, pero más aún contra los funcionarios que permiten que la calle sea de quien se le antoje. Deberían ir timbre por timbre pidiendo disculpas a los vecinos por su inacción", dijo a La Capital Ariel Andaluz.

Pellegrini fue uno de los trayectos por donde unas 70 mil personas marcharon hacia el Monumento en el marco del 31er. Encuentro Nacional de Mujeres.

A muchos rosarinos, el paso de la movilización los tomó por sorpresa y muchos comerciantes sufren hoy las consecuencias de las pintadas. Como el local de ferretería y pinturería que desde 1978 tiene al frente a Marta Tebay.

Ayer a las 7 fue a abrir las persianas y casi no reconoció el negocio. Todas las paredes estaban pintadas con aerosol. "Se tuvo que quedar laburando todo el día para limpiar con tiner y viruta las inscripciones de esta gente", dijo todavía indignado Ariel a LaCapital.

Dardos al Estado. Pero el malhumor y la indignación no se circunscribe a los grafitis hechos por las manifestantes. "Da vergüenza la falta de presencia del Estado. No hay que ser un super agente en seguridad para darse cuenta de que una marcha así no se puede hacer a las 19, si no al mediodía", apuntó el joven.

Haciendo cálculos en el aire, la familia deberá sacar de sus bolsillos unos 15 mil pesos para acondicionar el frente del negocio. "Cada lata de pintura sale 3 mil pesos. Esto fue una agresión de gente llena de odio. Defienden a las mujeres y a mi vieja que nos dio de comer y nos hizo estudiar, ¿quién la protege?", se preguntó.

A lo largo de la charla con este diario las críticas apuntaron al rol del Estado. "Las calles de Rosario son de cualquiera, las tomaron este fin de semana y lo hace quien quiera tomarlas, no pasa nada. Indigna la ausencia del Estado. Los funcionarios deberían hacer un timbreo casa por casa para pedirles disculpas a los vecinos. La culpa es de ellos porque tienen los recursos para evitar estas cosas", destacó Andaluz.

Comentarios