La ciudad
Domingo 02 de Octubre de 2016

La autopsia confirmó en la muerte del joven en el río no participaron terceros

Según el examen forense, Gabriel Fernández Arostegui falleció por asfixia por sumersión

La autopsia al cuerpo del joven Gabriel Fernández Arostegui, quien había desaparecido cuando intentaba cruzar el río Paraná, no arrojó la intervención de terceros. Según la directora del Instituto Médico Legal, Alicia Cadierno, "se descartó todo signo de lesión traumática que fuera ajeno a una asfixia por sumersión".

El joven de 23 años había desaparecido el 23 de septiembre cuando intentaba cruzar el Paraná a bordo de una canoa. Su cuerpo fue encontrado el viernes en el río, a la altura del cementerio de Arroyo Seco, en el kilómetro 392.

Cadierno descartó la intervención de terceros en la muerte de Gabriel. "No hay lesión compatible con agresión como golpes, herida de arma blanca o de fuego. Nada de eso se ha detectado. No hemos detectados signos internos o externos de lesiones traumáticas. Ni a simple vista ni con examen radiológico", indicó.

La directora del Instituto Médico Legal remarcó que, según la pericia realizada ayer, la causa de muerte de Gabriel fue "asfixia mecánica por sumersión". La médica agregó que tras el examen externo del cuerpo se tomaron muestras internas que servirán para realizar estudios anatomo patológicos y toxicológicos.

Cadierno también consignó que el cuerpo presentaba un avanzado estado de putrefacción, "que se corresponde con el tiempo de desaparición".

Comentarios