La ciudad
Viernes 22 de Julio de 2016

La Asociación de Clínicas también criticó la burocracia de la Aduana

La entidad habló de "falta de sensibildad" por las demoras de la Nación para dejar ingresar repuestos de instrumental médico

El titular de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Rosario, Eduardo Javkin, calificó ayer como de "suma injusticia" las demoras aduaneras que padecen repuestos importados imprescindibles para poner en marcha equipamiento de alta complejidad y urgencia para pacientes críticos. "Esto es burocracia, puro papelerío que esconde falta de sensibilidad y resulta insoportablemente injusto, porque atenta directamente contra la salud de la población", destacó.

El reclamo llegó un día después de que el director médico del Grupo Oroño, Roberto Villavicencio, envió una carta de lectores en La Capital bajo el título "Burocracia inhumana, ¿cambiemos?", que se publicó ayer.

Allí había detallado cómo impedimentos administrativos injustificables demoran la llegada de repuestos importados imprescindibles para poner en marcha equipamiento de alta complejidad y urgencia para pacientes críticos.

Villavicencio visibilizó así una situación por la que se viene atravesando desde hace varios días. El director médico del Grupo Oroño denunció que la Aduana retiene durante semanas por "trámites administrativos" repuestos de costosos equipos de electromedicina, utilizados "para diagnóstico médico; son de avanzada tecnología e imprescindibles para la toma de decisiones terapéuticas en enfermos de cáncer y de enfermedades agudas cardiovasculares".

Concretamente, se trata de repuestos en electromedicina por imágenes como el PET CT y tomógrafos multicortes de 256 detectores. Estos elementos deben ser importados (ya que no se fabrican en el país), y llegan en dos o tres días vía aérea desde Estados Unidos, pero al arribar a la Argentina se encuentran con el obstáculo de la Aduana.

Esta retención de insumos médicos produce demoras que afectan a hospitales, sanatorios y clínicas, tanto públicas como privadas.

"Una respuesta inmediata es necesaria. ¿Merece la atención del señor presidente de la Nación? Y digo que sí, pues se trata de pacientes que tienen en riesgo su vida o su salud", cuestionó en otro párrafo Villavicencio.

Eco. La misiva del director médico del Grupo Oroño produjo la adhesión de la Asociación de Clínicas y Sanatorios. "No hay una discriminación entre algo de urgencia e imprescindible de lo que no lo es", indicó el titular de la entidad, Eduardo Javkin.

El profesional tildó a los problemas burocráticos de la Aduana como "de suma injusticia".

En tal sentido, Javkin se explayó: "Un PET sin funcionamiento implica la angustia de un paciente oncológico que espera sus estudios con ansiedad. Esto no es un problema de dinero ni de faltante de equipamiento, es sencillamente pura burocracia".

A la hora de comparar la época donde el secretario de Comercio Interior era el carismático Guillermo Moreno con la actualidad, Javkin aclaró que durante el kirchnerismo "había situaciones especiales vinculadas a preferencias o influencias, o se frenaban las importaciones por cuestiones económicas. Ahora es papelerío que esconde falta de sensibilidad y resulta insoportablemente injusto, porque atenta directamente contra la salud de la población".

El directivo de las clínicas y sanatorios locales aclaró que estos equipamientos que aguardan sus repuestos para poder funcionar se usan tanto para el sector privado como para el público, ya que personas humildes que acuden al sistema público también son estudiados con estos equipos.

En la carta, Villavicencio proponía adoptar trámites con la condición de muy urgentes para alcanzar celeridad, previsible y de rápida respuesta, "la misma que médicos y pacientes-familiares requieren con una lógica elemental".

Comentarios