Cristina
Sábado 25 de Junio de 2016

"La amistad es verdadera si se la alimenta", afirma la actriz Viviana Sáez

La actriz encabeza "Las novias de Travolta" hoy en el Broadway, bajo la dirección de su marido Osvaldo Laport.

Ellas son cuatro amigas que crecieron bailando aquel pasito inolvidable de John Travolta en "Fiebre de sábado por la noche". Y no se lo olvidaron jamás. Es más, hoy es uno de los lazos que las mantiene unidas.

En el cumpleaños 43 de Gaby, la anfitriona se reúne con Lucía, que llega de Europa con cierta revolución sexual; Cristina, de novia con un pibe que podría ser su hijo y Estela, en pleno hastío de dos décadas de matrimonio. "Las novias de Travolta", de Andrés Tulipano, regresa hoy, a las 21.30, al teatro Broadway (San Lorenzo 1223), con dirección, adaptación y puesta en escena de Osvaldo Laport, en su debut en este rol.

Viviana Sáez, la protagonista que encarna a Gaby, le contó a Escenario cuáles son los valores que rescata la obra, cómo las mujeres y hombres que los van a ver hacen catársis tras la función y cuál es la sensación de ser dirigida por su pareja de toda la vida y actuar junto a la hija de ambos, Jazmín Laport, que interpreta a una suerte de espíritu adolescente.

"Mostramos que la amistad puede ser verdadera, siempre y cuando los vínculos también se vayan alimentando", dijo Sáez, quien comparte escena con Carolina Frosio, Mariela Compagnucci y Vanesa Carabelli.

Tulipano, el autor uruguayo, hizo foco en "una generación un poquito sufrida, en la que se pasó de las cartas de amor en la máquina de escribir Olivetti a la computadora", destacó la actriz. "Pasó todo muy rápido y la vida nos está pasando rápido. A partir de eso las situaciones amorosas se modifican", agregó.

Según Sáez, lejos de ser una propuesta feminista, la puesta hace hincapié en reflexionar en qué pasó en las relaciones de pareja para que todo se vaya a pique: "A los hombres lo tratamos súper bien, muchos dicen que es una obra de mujeres en contra de los hombres, y nada que ver. Hablamos de los hombres a partir de nuestras propias experiencias, pero no culpándolos a ellos".

El humor copa la acción. "Todo esto está tomado en tono de comedia, porque mi personaje es una mina que como el marido la abandonó, quiere estar flaca, linda, sin arrugas y se la pasa haciendo pis porque toma diuréticos para estar más delgada. Imaginate pobre mujer, que vive llorando porque el marido la dejó por una de 25 y no lo puede aceptar. Encima, la que sale con el pendejo de 25, no me lo quiere decir porque somos amigas de la vida", detalló la actriz, quien hace cuatro temporadas que hace esta obra y siempre encontró eco positivo en el público.

"Generalmente la gente se queda y cuando termina la obra bajamos a saludar, y tanto hombres como mujeres cuentan cómo se identifican con lo que nos pasa a nosotras", indicó. "A todo esto —agregó— cuando se festeja mi cumpleaños bajamos a las plateas a saludar al público, con música que va de los Bee Gees a los lentos de los 80, y bailamos con ellos, que comen lo que comemos en el escenario y bailan con nosotras".

"Es un placer que trabajemos en familia, con Osvaldo al principio teníamos cortocircuitos, hasta que después aprendimos los dos a escuchar y ahora lo disfruto un montón. Pobre, le tocó dirigir una obra por primera vez, en la que actúan su mujer, nuestra hija y tres actrices más. Pero hace 37 años que estamos en pareja y puedo decir que nos disfrutamos mutuamente en esta obra", destacó.

Y remató: "El mensaje que queda es que se puede llevar los años con dignidad y que una mujer de 43 años también está en el inicio de su vida y que se puede seguir buscando la felicidad".

Comentarios