Policiales
Viernes 07 de Octubre de 2016

La alteración de una madre

Apenas terminó la lectura del fallo, la madre de Pablo Moreira salió al pasillo de Tribunales y comenzó a gritar que su hijo era inocente. "No hay pruebas para condenarlo, los delincuentes están afuera y él, que tiene cinco hijos que criar, está adentro", vociferó. La mujer estaba visiblemente alterada y los policías de custodia intentaron tranquilizarla. "No me voy a ir", repetía al tiempo que anunciaba: "Voy a volver todos los días acá porque no hay justicia".

Apenas terminó la lectura del fallo, la madre de Pablo Moreira salió al pasillo de Tribunales y comenzó a gritar que su hijo era inocente. "No hay pruebas para condenarlo, los delincuentes están afuera y él, que tiene cinco hijos que criar, está adentro", vociferó. La mujer estaba visiblemente alterada y los policías de custodia intentaron tranquilizarla. "No me voy a ir", repetía al tiempo que anunciaba: "Voy a volver todos los días acá porque no hay justicia".

Comentarios