Educación
Sábado 18 de Junio de 2016

La agroecología, como alternativa de producción

Graduados y alumnos de la Facultad de Zavalla debaten modelos agropecuarios en defensa de la salud y el ambiente

"La agroecología valora al conocimiento empírico del campesino que trabaja día a día junto a la tierra, pero también al saber científico. Es una disciplina completa que articula saberes y que exige conocer al territorio", indica Manuel López Campillo, de 26 años, graduado en Agrarias, y uno de los organizadores de la Primera Jornada de Agroecología: "Una mirada legal, socioambiental y productiva de la actualidad agropecuaria", el jueves 23 en la Facultad de Ciencias Agrarias (UNR), Zavalla, de 8.30 a 13.

"La alternativa a la producción productivista —indica Manuel—, "requiere de estudiar las interacciones ecológica, no hay una receta y se presentan opciones. Se deben genera diseños y estudios para saber cómo manejar y producir en distintos y complejos ecosistemas. En base a ello se avanza, en relación al ambiente y minimizando la dependencia de insumos externo".

El joven integra el grupo de estudiantes y graduados de Agrarias que impulsan al Movimiento Universitario por la Agroecología (MUA). "Todo comenzó hace tiempo, durante un congreso realizado en La Plata por la Sociedad Latinoamericana de Agroecología. El encuentro nos motivó a varios para organizarnos y generar un espacio para saber qué modelos productivos se pueden realizar", indica Agustín Mariatti, ya graduado y de 28 años.

Explican que la disciplina "provee herramientas y principios ecológicos para hacer uso racional de sus recursos naturales y conservarlos y que además sean culturalmente sensibles y socioeconómicamente viables. Se tienen en cuenta aspectos tecnológicos-productivos; sociales, económicos, políticos, culturales y éticos, con abordaje hacia una transformación social y hacia la democratización del sistema agroalimentario".

A lo que agrega Leandro Rapalo, quien terminó de cursar y tiene 30 años: "Esta modalidad produce valor agregado y es un camino para terminar con la dependencia".

Agustín señala que en la carrera de grado no se toca directamente el tema, pero aparece con algunas materias y profesores. En los últimos años, el decano y otros docentes apoyan al tema ecológico".

También explica que este cambio se opera desde que se abrió la licenciatura en recursos naturales. Magalí Longo tiene 24 años y terminó el cursado de las materias. Dice que "es una carrera que apunta más a lo biológico, y que el participar del MUA, es muy bueno porque es un nexo entre agronómico y la licenciatura. Ambas problemáticas se deben trabajar".

Rindes y ganancias

"No buscamos una rentabilidad y a que la tierra sea sólo pensada para incrementar la productividad y la especulación. Buscamos la soberanía alimentaria y sostener la seguridad alimentaria. Tenemos derecho a saber qué consumimos y de dónde vienen esos productos", dice Agustín.

Afirma que "la agroecología es multidisciplinaria y brinda un mayor panorama al profesor, al diálogo entre los saberes, es un paradigma desafiante que recupera cuestiones culturales degradadas".

También explican que "son necesarias políticas públicas para que estos logros no sean sólo para los pudientes".

Conciencia y pala

Sobre el grupo MUA, resalta que "tras cursar nos formamos en prácticas agroecológicas, huertas, con otras comunas, y también tomamos bibliografía de referentes y formulamos guías de estudios".

Muchos de los 1.500 alumnos de la carrera, según Agustín: "Llegan con otra cabeza, para nosotros el apoyar a la agroecología, era derrumbar un montón de conocimientos que habíamos estudiado.

"La revolución verde provocó un desánimo en la cultura hacia la tierra y se llegó a ver como malo el trabajar junto a la tierra con una pala. Entonces llegaron con el paquete tecnológico, las semillas y el insumo de agroquímicos. Eso generó la concentración de la tierra y acabó con el trabajo rural", advierte Agustín.

Y resalta "se ha adecuado el suelo o recursos a un paquete tecnológico y no al revés. También admite que "desde una ética profesional, se debe admitir que no acompañemos al productor para generar genera juntos una mejora del sistema".


Comentarios