Edición Impresa
Sábado 05 de Abril de 2014

La agenda de las cadenas por cultivos

Dirigentes de Acsoja, Asagir, Maizar y Argentrigo se reunieron con el gobierno de Buenos Aires para plantear sus demandas.

L os representantes de las cuatro cadenas de valor por cultivo presentaron al gobierno de la provincia de Buenos Aires la agenda de prioridades que deben ser tenidas en cuenta en forma urgente en pos de la sustentabilidad económica y ambiental de la producción de granos y oleaginosas de la Argentina. Aunque se trató de un encuentro con las autoridades bonaerenses, en rigor el planteo de los referentes del sector abarcó una agenda de alcance nacional.

El encuentro se realizó el viernes últimos y participaron el vicepresidente de la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja), Luis Zubizarreta; el presidente de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo), Matías Ferreccio, junto al ex presidente de esa Asociación, Santiago Labourt; el presidente de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir), Luis Arias; el vicepresidente de la Asociación de Maíz y Sorgo Argentinos (Maizar), Alberto Morelli; y el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Rodríguez.

"Las distorsiones que afectan la comercialización de nuestros productos, derivadas de las intervenciones del gobierno en el sector; las diversas y variadas regulaciones que afectan al desarrollo y la expansión de la agricultura en ambientes adversos o de alta vulnerabilidad para la producción; y la total falta de respuesta a reclamos o sugerencias sobre asuntos que afectan a las cadenas, nos ubican en un estado de gran preocupación", expresaron los representantes de las asociaciones.

Con la premisa de que si se fortalece al producto luego se beneficia toda la cadena de valor y, por ende, al país, los representantes de las cuatro asociaciones por cadena de producto consensuaron una serie de temas que resultan prioritarios. Entre los más importantes se destacan la reivindicación de la libertad de los mercados; la eliminación de los Registros de Operaciones de Exportación (ROE); la reducción de la excesiva presión impositiva a los productores; la eliminación de las retenciones para todos los cultivos; y la consolidación de un mercado a término fuerte.

Puntualmente, una de las grandes preocupaciones es el impacto creciente en la pérdida de sustentabilidad productiva por la falta de rotación de cultivos que ha ocasionado la serie de distorsiones al mercado de granos y oleaginosas.

El ejemplo emblemático es el trigo, que ha venido reduciendo su participación en forma alarmante a partir de la serie de intervenciones en el mercado y la falta de precio y previsibilidad con que deben manejarse los productores.

Comentarios