Economía
Viernes 25 de Noviembre de 2016

La actividad económica registró una caída del 3,7 por ciento en septiembre

Lo midió el Indec en relación al mismo mes del año anterior. Es la tercera mayor baja de 2016 tras el 4,5 por ciento de junio y el 5,6 por ciento de julio

La actividad económica cayó 3,7 por ciento en septiembre con relación a igual mes de 2015, sumando así la producción de bienes y servicios siete meses consecutivos de contracción.

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en los primeros nueve meses del año la actividad económica se contrajo 2,4 por ciento en la medición interanual. Entre agosto y septiembre el Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae), que elabora el organismo, mostró un retroceso del 0,8 por ciento.

La caída de septiembre fue la tercera más importante del año tras las bajas de 4,5 por ciento de junio y del 5,6 por ciento de julio, las más altas del año, y mostró una aceleración de la disminución de la actividad después de la contracción del 2,1 por ciento de agosto último.

En forma interanual, el nivel de actividad acumulado se mantiene en los últimos tres meses con una contracción promedio del 2,2 por ciento.

La producción de bienes y servicios, afectada principalmente por la contracción del consumo y las caídas de la producción automotriz y la construcción, afectó a la actividad económica, que suma siete meses de caída desde marzo, cuando arrancó con un 0,1 por ciento. A esa baja se le sumaron retrocesos del 2,9 por ciento en abril y 2,8 por ciento en mayo pasado.

En octubre podría prolongarse la contracción de la actividad económica, como lo vienen anticipando las consultoras privadas.

Según el informe mensual de la consultora de Orlando Ferreres, la actividad económica se contrajo 4,7 por ciento en octubre con relación a igual mes de 2015 y acumuló en el año una baja del 2,8 por ciento, según el informe mensual de esa consultora.

Por su parte el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, admitió que el indicador líder que elabora la entidad detuvo la marcha positiva que se había observado en julio y agosto. Explicó que ese indicador "no alcanzó en septiembre el umbral" que permita decir que la economía salió de la recesión. Lo vimos en ascenso hasta agosto, pero en septiembre no se alcanzaron los umbrales esperados".

No obstante el funcionario se mostró optimista sobre la evolución de la actividad y señaló que es cuestión de tiempo para que empiece a crecer ya que "financieramente están dadas las condiciones" para el repunte de la economía.

En caso de no producirse el cambio de tendencia también comenzará a correr riesgo la proyección de incremento de 3 por ciento del PBI estimado para 2017.

En la medición intermensual la caída de 0,8 por ciento en la séptima de 2016 y frenó las expectativas de recuperación que había marcado el 0,3 por ciento de agosto respecto de julio, que había quebrado cuatro meses en rojo.

Los datos negativos obedecen a una caída generalizada en todos los rubros. Se destacan los retrocesos en la industria, la construcción y el consumo doméstico.

Indicadores oficiales y privados dieron cuenta de un fuerte retroceso en 2016 en la gran mayoría de los sectores. En el tercer trimestre, al principio del cual el gobierno creyó ver algunos brotes verdes, fue uno de los peores desde que Mauricio Macri asumió la presidencia.

Ayer, la Fundación Observatorio Pyme, que realiza una encuesta periódica entre pymes industriales, señaló que la caída del empleo registrado en esas unidades productivas se profundizó. Prácticamente se duplicó la tasa de caída anual del empleo industrial pyme con respecto al trimestre anterior (-3,2 por ciento vs. -1,8 por ciento). La tasa de creación de empleo en el sector de los servicios internacionalmente comercializables como el software y los servicios informáticos continúa positiva, pero a ritmo decreciente.

Contrariamente a la evolución del empleo industrial, la producción industrial de las pymes experimentó en el tercer trimestre una ligera mejora respecto al segundo (1,6 por ciento). En términos interanuales, las cantidades vendidas continúan en una baja significativa (-6,5 por ciento).

La mayor contracción se observó en maderas, corcho y paja (-3,4 por ciento). La baja más significativa en el nivel de ocupación se registró en el sector del mueble (-5,1 por ciento).

Los principales problemas de las pymes industriales son: caída de ventas, el retraso en los pagos de clientes y suba del costo salarial.

Comentarios