Domingo 05 de Junio de 2016

Kuczynski se impone a Keiko Fujimori por un punto según los sondeos y conteos rápidos

El candidato liberal Pedro Pablo Kuczynski superaba por 50,8% contra 49,2 a la derechista Keiko Fujimori en el ballottage que se celebró hoy en Perú, resultado que se mantiene en el margen de error, según el conteo rápido de la firma GfK, primero en llegar al cien por ciento de las actas seleccionadas.
En otro conteo rápido, de la firma Ipsos, sobre un 96,6 por ciento de las actas Kuczynski está en ventaja por un 50,5 contra un 49,5 por ciento.
Debido a que el conteo rápido se hace sobre actas reales, los resultados, cuando se llega al cien por ciento, suelen ser muy parecidos a los que da el conteo oficial.
El director de Ipsos, Alfredo Torres, aclaró que para que haya absoluta certeza de que un candidato ganó, debe tener como mínimo dos puntos de ventaja.
La Oficina Nacional de Procesos Electorales tiene previsto entregar los primeros resultados oficiales aproximadamente a las 21 (las 23 en Argentina), pero solamente con un 20 o 30 por ciento de las actas y contabilizadas no por muestra sino por orden de llegada.
Fujimori y Kuczynski ya se mostraban en situación de empate técnico en los dos últimos simulacros de votación conocidos en los dos días previos a la elección: 50,3% a 49,7% a favor de la ex legisladora según GfK (que en el boca de urna registró ganador a su adversario) y 50,4% a 49,6% a favor del ex ministro según Ipsos.
Los peruanos votaron con normalidad para elegir al sucesor del presidente Ollanta Humala, sin incidentes significativos.
Apenas se registraron demoras en la apertura de varios centros de votación por la ausencia de las autoridades de mesa designadas y la reticencia de electores a hacerse cargo de esa función, así como la detención de un puñado de personas por llevar material de propaganda a colegios o violar la prohibición de vender bebidas alcohólicas durante la jornada.
Fujimori y Kuczynski emitieron sus votos alrededor de las 11 en escuelas de los barrios limeños Surco y San Isidro, respectivamente, y se retiraron a sus domicilios sin hacer declaraciones.
En cambio, lo habían hecho más temprano, durante los desayunos públicos con acceso de periodistas que los candidatos realizan tradicionalmente en cada jornada electoral en Perú.
Tanto en esa ocasión como en el momento de votar, fue evidente el contraste entre el estado emocional de cada uno de ellos, sonriente, expansivo y optimista Kuczynski, y moderada y con un perfil más bajo Fujimori.
De hecho, mientras el ex ministro celebró su desayuno en una calle del barrio La Victoria, donde confraternizó y hasta bailó con cientos de simpatizantes, Fujimori hizo el suyo dentro de un restaurante, rodeada únicamente por familiares y algunos colaboradores.
Sin embargo, poco después de que se divulgaran los sondeos a boca de urna, Fujimori salió a un balcón del hotel donde montó su comando de campaña y saludó muy entusiasmada a sus seguidores.
En tanto, Kuczynski permanecía en su casa -ya había avisado que solo por la noche iría a la sede de su partido- y también se asomó a un balcón, donde ensayó unos pasos de baile y saludó a los simpatizantes, mientras lo acompañaban su esposa y sus compañeros de fórmula, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz.

Comentarios