El Mundo
Domingo 05 de Junio de 2016

Kuczynski, el "gringo viejo" que quiere gobernar

El candidato presidencial peruano Pedro Pablo Kuczynski asegura que el legendario rockero Mick Jagger lo invitó a tocar con él en el reciente concierto de los Rolling Stones en Lima, pero tuvo que rechazar la oferta por razones de agenda.

El candidato presidencial peruano Pedro Pablo Kuczynski asegura que el legendario rockero Mick Jagger lo invitó a tocar con él en el reciente concierto de los Rolling Stones en Lima, pero tuvo que rechazar la oferta por razones de agenda. No se sabe si es cierto y los jóvenes no le creen. Pero los de más edad saben que Kuczynski, de 77 años, fue talentoso ejecutor de la flauta traversa antes de que la economía y la política, en ese orden, ganaran su corazón. Hijo de un médico alemán que llegó al Perú para combatir la lepra y de una maestra francesa, el político tiene el clásico aspecto del "gringo viejo".

Tecnócrata formado en la Universidad de Oxford como economista y en la de Princeton como administrador público, Kuczynski fue jefe de gabinete ministerial, ministro de Economía en dos ocasiones, de Energía en otra y asesor presidencial en economía, pero en los últimos años le añadió a su carrera el toque político. Su apuesta es por un liberalismo económico de la más estricta ortodoxia, aunque en esta campaña se mostró dispuesto a permitir cosas que antes satanizaba, como la posible renegociación de contratos con transnacionales energéticas. Primero fue el arte lo que le corrió por las venas. Kuczynski, de hecho, es primo hermano de un cineasta: el francés Jan Luc Godard. Incluso por el lado de la esposa estadounidense se vincula con el celuloide, pues es prima de la actriz Jessica Lange. De joven era concertista, pero luego se enamoró de la economía. No tenía 30 años cuando fue asesor presidencial y director del Banco Central, cargo que le costó persecución cuando llegó la dictadura militar de Juan Velasco (1968-1975), que lo acusó de favorecer a la poderosa International Petroleum Company. La huida le marcó otro destino. Kuczynski vivió varios años en EEUU, al punto que se nacionalizó en ese país, donde fue banquero y lobbista. Pero en 2001 regresó para colaborar con el gobierno de su amigo Alejandro Toledo.

Comentarios