Edición Impresa
Sábado 08 de Junio de 2013

Juntan firmas para garantizar la seguridad en internet a los chicos

El Instituto Zona Oeste se sumó a la iniciativa propuesta por la ONG Argentina Cibersegura para informar sobre los riesgos y reunir la mayor cantidad de firmas posibles para acelerar el tratamiento de la ley de grooming en la Cámara de Diputados

"Deseamos que los chicos tomen conciencia de los riesgos que tienen las redes sociales, y sepan que cuando suben fotos o dan información confidencial pueden ser utilizada por un adulto para acoso o pedofilia", manifiesta el director del Instituto Zona Oeste, Arístides Alvarez. Con este propósito, la institución educativa se sumó a la iniciativa propuesta por la ONG Argentina Cibersegura para informar sobre los riesgos y reunir la mayor cantidad de firmas posibles para acelerar el tratamiento de la ley de grooming en la Cámara de Diputados de la Nación.

No se trata de evitar que los niños y adolescentes utilicen internet. Sin embargo, es necesario implementar algunas medidas que permitan protegerlos del acceso masivo a las redes sociales y de la proliferación de conductas perversas por parte de los adultos. En esta dirección orienta sus acciones la escuela secundaria a los fines de prevenir el grooming o abuso sexual virtual, una de las prácticas más recurrentes y sin penalizar generadas a partir de la irrupción constante de nuevas tecnologías.

Este término hace referencia a la persuasión de un adulto hacia un niño con la intención de generar una relación de confianza y conexión emocional, y así obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas y pornográficas, propiciar luego un encuentro y abuso sexual del menor de edad. "En algunos casos, el adulto se hace pasar por un infante de la misma edad para posteriormente concretar un encuentro personal", agrega Alvarez

Con el lema "Todos por la ley de grooming, con los chicos no se juega", la organización Argentina Cibersegura, integrada por varias empresas de seguridad informática, convocó nuevamente a la escuela rosarina para apoyar esta campaña, luego de participar de manera conjunta en un ciclo de charlas sobre el ciberbullying, y premiar a un grupo de alumnos de quinto año por la realización de un video alusivo.

El objetivo de esta acción de la que participan las ciudades de Rosario, Buenos Aires y Córdoba consiste en promover un proyecto de ley 2174/11, presentado por los senadores de La Pampa, María de los Angeles Higonet y Carlos Alberto Berna, y aprobado en octubre 2011 por el Senado de la Nación para penalizar el grooming. Sin embargo, desde esa fecha no se ha tratado en la Cámara de Diputados, esto puede provocar que el proyecto pierda estado parlamentario en octubre de 2013, una instancia que alejaría a la Argentina de otros países que sí avanzaron con respecto a la ley y reconocieron al grooming como delito.

Acción reparadora. La escuela les propuso a los alumnos de tercer año apoyar esta campaña para subsanar una broma que hicieron en facebook. A principios de año, los estudiantes subieron a la web un video filmado dentro del aula, donde aparecían tirando útiles escolares a un compañero, que simulaba levantar la mano para recordarle al profesor una tarea pendiente. "Este tipo de broma es bastante frecuente entre los adolescentes de diferentes colegios, y generalmente se sancionan con amonestaciones. En esta oportunidad, nuestra institución prefirió no hacerlo y comprometer al grupo con esta campaña, que comenzó puertas adentro, recorriendo los diferentes cursos para informar sobre el grooming y que luego continuará con otras instituciones educativas del barrio y la ciudad", dice el directivo, en tratativas de conseguir el apoyo de la Municipalidad, y extender la campaña hacia toda la comunidad.

opinión de los alumnos. "Al principio consideramos esta propuesta como una penitencia, pero de a poco nos fuimos comprometiendo con la causa", admiten los estudiantes. Reunidos para hablar de la campaña, Ariana abre el diálogo y explica cómo se organizaron con el objetivo de sumar firmas para el proyecto de ley y brindar información con respecto a una práctica, que pocas personas conocen bajo el término anglosajón de grooming. "No sólo tratamos el tema en la escuela sino en casa con nuestros padres y en el barrio, porque las familias de algunos chicos tienen almacén o quiosco, esto nos permite llegar a más gente", comenta la chica.

Conscientes del riesgo, los alumnos afirman que ahora se sienten más seguros e informados para responder ante cualquier situación que se presente en la web. "Antes acostumbrábamos a escribir en el facebook todo lo que hacíamos, ahora tratamos de no aceptar como amigos a gente que no conocemos y nos manejamos con cuidado", dice Franco, otro de los estudiantes de tercer año.

Lucas también aporta su opinión: "A veces los adolescentes no escuchamos lo que tratan de decirnos los adultos, por eso es importante que seamos nosotros los que llevemos este mensaje a los otros cursos. No sólo se trata de informar para juntar firmas sino para prevenir y no esperar a que sucedan las cosas".

Los varones de tercer año se muestran más interesados que las chicas por hablar y contar cuál es la realidad de los adolescentes frente a la web y las redes sociales. "Algunos chicos de nuestra edad, a veces se sienten mal y buscan compañía a través de facebook. Aceptan la solicitud de amistad de un chico o una chica que le gustó mientras desconocen si la persona que está del otro lado es un menor o un mayor que practica la pedofilia. Primero se hacen tu amigo, luego te piden una foto, averiguan cosas tuyas y de tu familia, y con el tiempo te preguntan qué lugares frecuentás y en dónde se pueden encontrar", explica Elías.

"Más allá de lograr una ley que castigue a los responsables, nuestro compromiso desde la escuela es informar ante el desconocimiento que existe entre los adolescentes, los docentes y los adultos", manifiesta su director, luego de que una alumna fuera engañada a través de facebook por un adulto para acudir a una cita y desaparecer por dos días de su casa.

"Las chicas suben fotos a internet para mostrar su cuerpo, sin pensar que es lo mismo que repartir panfletos por todo Rosario y el mundo, ante la mirada de miles de personas. Los padres a veces no se dan cuenta de esto, algunos lo minimizan y otros lo permiten, lo cierto es que es necesario cultivar la confianza en el adolescente, para que pueda contarle a su familia si algo extraño sucede o alguien que no conocen los está acosando", agrega Alvarez al tanto de las nuevas tecnologías y los riesgos entre los adolescentes desde su profesión de analista de sistemas.

"No estamos en contra del uso de la tecnología ni la podemos negar, al contrario, se trata de aprovechar todas las herramientas, siempre con cuidado y conocimiento. La escuela debe informar a los chicos y mostrarles las consecuencias del hostigamiento y acoso por internet, y también colaborar en la capacitación de los docentes, que a veces ni siquiera tienen correo electrónico", finaliza el directivo del Instituto Zona Oeste.

Comentarios