Juegos Olímpicos Río 2016
Martes 26 de Julio de 2016

Juegos Olímpicos: Una villa atada con alambre

Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, denunció que de los cinco pisos disponibles en la Villa Olímpica para los atletas argentinos "dos de ellos no están habitables".

Desde que la Villa Olímpica abrió sus puertas lo único que se escuchó fueron reclamos. Los primeros en alzar sus voces resultaron los australianos y luego los neocelandeses y los británicos se sumaron a la lista. Ayer les tocó el turno a los argentinos. El hospedaje, situado en la exclusiva zona de Barra de Tijuca, presenta inconvenientes de final de obra y tiene problemas de tal magnitud que el propio presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), Gerardo Werthein, denunció que de los "cinco pisos disponibles en la Villa Olímpica, dos no están habitables", a diez días del inicio de la competencia.

"En el complejo faltan luces en pasillos y habitaciones, algunos sanitarios están tapados y hay conexiones de gas que están bloqueadas", dijo Werthein al enumerar algunos de los problemas existentes.

"La gente de Brasil ha tenido problemas de todo tipo y en lo que respecta a la villa nosotros somos uno de los países más afectados. Los departamentos están terminados por fuera y lucían concluidos por dentro, pero creemos que dos de los cinco pisos que tiene Argentina no van a ser habitables", informó el dirigente desde el Cenard.

Con el traslado de dirigentes y colaboradores, el titular del COA confió en que todos los atletas estarán en condiciones de residir en la Villa Olímpica, pues el pico ocupacional se dará en los primeros días de los Juegos previstos del 5 al 21 agosto próximo. "Hay ocho departamentos por piso y cada uno puede alojar hasta seis personas", precisó.

"Sabemos que en este momento no es fácil conseguir alojamiento en Río pero estamos gestionando lugares fuera de la villa para mover al personal técnico y el staff con el objetivo de priorizar a los atletas. La organización dice que los va a terminar a tiempo pero no podemos correr riesgos", alertó.

Werthein asumió que el COA "se hará cargo" del gasto económico por la falla habitacional, pero se despreocupó de ello porque "ahora no es momento de evaluar los costos sino de garantizar el bienestar de los deportistas".

La respuesta por parte de los organizadores no se hizo esperar y a través de un comunicado el Comité Río 2016 garantizó "un trabajo de 24 horas" para que cada atleta argentino encuentre "en perfectas condiciones" su habitación en el complejo. "La Villa Olímpica de Río 2016 es la más grande de la historia y, como ha pasado en los Juegos previos, hay ajustes finales que deben realizarse en esta clase de complejos antes del inicio del evento", reza otra parte del comunicado.

Mientras esto ocurre, el dirigente anunció que el COA buscará alojamiento fuera de la villa para trasladar "al personal técnico y el staff" con el objetivo de "privilegiar la preparación y el cuidado de los atletas".

Comentarios