Edición Impresa
Sábado 23 de Mayo de 2009

Juan Carlos Gottifredi: "Con el plan de López Murphy me iba"

Estuvo los dos años de Alianza al frente de la Secretaría de Políticas Universitarias. Doctor en química e investigador jubilado del Conicet, Juan Carlos Gottifredi recuerda su paso por la gestión nacional como “extremadamente difícil”. “Llegué a la secretaría cuando vinieron los programas de ajuste más terribles que uno se pueda imaginar, con subejecuciones y reducción presupuestaria”, recuerda.

Estuvo los dos años de Alianza al frente de la Secretaría de Políticas Universitarias. Doctor en química e investigador jubilado del Conicet, Juan Carlos Gottifredi recuerda su paso por la gestión nacional como “extremadamente difícil”. “Llegué a la secretaría cuando vinieron los programas de ajuste más terribles que uno se pueda imaginar, con subejecuciones y reducción presupuestaria”, recuerda.

Junto con el entonces Ministro de Educación, Hugo Juri, presentó su renuncia con el arribo de López Murphy y su drástico plan de ajuste a la educación. “Si se aplicaba el plan de López Murphy yo me iba, porque ya eso era insoportable”, sentencia. Con la ida del economista, siguió en su cargo hasta la caída del gobierno de De la Rúa.

Nacido en Etiopía hace 69 años —“mis padres eran italianos y cuando estalló la guerra decidieron irse al Africa”, cuenta—, Gottifredi fue miembro fundador del Instituto de Investigaciones para la Industria Química de la Universidad Nacional de Salta, de la que fue rector en tres períodos.

La articulación del nivel superior es uno de los temas que nombra como eje de su gestión y que aún hoy sigue pendiente; y por ello considera necesario “rescatar los terciarios y asociarlos a las universidades, que dicten carreras cortas que se puedan completar en las facultades”.

Apunta que el país necesita duplicar la cantidad de graduados, y que el problema no radica en que los chicos no manifiestan voluntad de seguir en la educación superior, sino en otra opinión: “No somos capaces de retenerlos en el sistema”. Rescata como positivo el Plan de Becas Bicentenario para carreras prioritarias, aunque subraya que le gustaría “que esas 30 mil becas produzcan 30 mil egresados de sectores humildes. Porque esto le demostraría a un padre que por más que sea pobre su hijo no necesariamente tiene que serlo”, concluye.

Comentarios