Información Gral
Domingo 29 de Mayo de 2016

Jefe policial es acusado de conducta inadecuada frente a la víctima

Eloisa Samy, la abogada de la adolescente de Río de Janeiro cuya violación fue divulgada en imágenes distribuidas por internet ha anunciado que va a pedir que Alessandro Thiers, de la Comisaría de Represión a los Delitos de Informática, sea apartado del caso, con el argumento de que adopta una conducta inadecuada.

Eloisa Samy, la abogada de la adolescente de Río de Janeiro cuya violación fue divulgada en imágenes distribuidas por internet ha anunciado que va a pedir que Alessandro Thiers, de la Comisaría de Represión a los Delitos de Informática, sea apartado del caso, con el argumento de que adopta una conducta inadecuada.

"Hay machismo del propio comisario. A la víctima le preguntó si tenía la costumbre de hacer sexo grupal. Durante el testimonio de la adolescente, él metió a tres hombres más en la sala, exponiendo a la víctima. Incluso con la conmoción nacional que rodea al caso, eso ha ocurrido", dijo ayer, Samy cuando la policía anunció que había detenido a un sospechoso tras un operativo en la zona de la violación, en Jacarepaguá, un suburbio de Río de Janeiro.

Samy criticó la liberación de los dos jóvenes que declararon ante la policía. "¿Cómo llegaron esas imágenes a internet (las de la chica desnuda sobre una cama), por arte de magia? Ellos confesaron que las compartieron", argumenta la abogada.

El hecho de divulgar imágenes de menores de edad (la chica tiene 16 años) es un delito previsto en el Estatuto del Niño y del Adolescente con pena de cárcel, de tres a seis años.

En 2009 la ley 12.015 del Código Penal brasileño fue modificado y pasó a considerar, además del acceso carnal no consentido y con violencia, a los actos libidinosos como delito de violación.

A las críticas de la defensora se sumó las propias de la representante del Estado, Martha Rocha (del PDT), ex jefe de personal de la Policía de Río de Janeiro dijo que los dichos de Thiers "criminalizan y culpan a la víctima". Según ella, "cuando nos enfrentamos a una barbarie como ésta y el delegado civil de la policía dice que está investigando «si hubo consentimiento y que la policía no puede ser impertinente», se entiende por qué muchas mujeres no van a las estaciones de policía para reportar casos de abuso sexual y de violencia".

En varias ciudades hubo manifestaciones de apoyo a la joven y de condena a las violaciones y a los intentos de criminalizar a las víctimas.

De acuerdo con datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública, una mujer es violada cada once minutos en el país y 47.636 personas sufrieron una agresión sexual en 2014.

Comentarios