Central
Martes 13 de Septiembre de 2016

Javier Pinola: "Es muy de mediocres caerles a Burgos y Torsiglieri"

El defensor salió a respaldar a sus compañeros, quienes son muy criticados por el bajo nivel de la última línea. El Pelado buceó por varios temas en una charla a fondo con Ovación.

Dejó por un instante de lado el rol de futbolista en recuperación para asumir el de líder. Si hay algo que distingue a Javier Pinola es, además de la recta conducta deportiva, la claridad conceptual y la frontalidad con la que se expresa cada vez que se lo requiere. Mientras continúa con el proceso de rehabilitación tras la operación por la fractura de la tibia derecha que sufrió en mayo pasado, el jugador de Central aseguró a modo de prólogo: "Me encuentro muy bien".

Buceó por diversos temas y en cada uno ofreció sólidos argumentos. "En este tiempo escuché y leí tantas cosas que no fueron ciertas. Y la verdad es que me molestaron porque se dudó del departamento médico del club, que hizo una operación perfecta", afirmó a la hora de referirse al viaje que hizo a Alemania hace poquito. "Fui por varios temas", expresó antes de ponerse la capa y salir al cruce de la defensa canalla, que viene siendo muy castigada por los desacoples tácticos que exhibe. "Caerles a Torsiglieri y Burgos me parece que es muy de mediocre o de bajo nivel. Decir que son los únicos responsables por los dos goles que nos hicieron ayer (domingo) contra Vélez es un error. Todo el equipo debe defender y atacar. Las críticas destructivas son injustas", remarcó en una mano a mano con Ovación. "Sabemos que no estamos en una situación cómoda, aunque tampoco es todo malo. Lógico que ante Patronato habrá que sacar los tres puntos como sea", tiró para referirse al pobre presente auriazul. "El sábado deberemos ganar como sea en el Gigante", plasmó a modo de desafío el experimentado defensor.

—¿Cómo estás y cómo venís de la recuperación?

—En lo personal, muy bien. Y de la lesión vengo cada vez mejor. De hecho, la semana pasada comencé a trotar y eso es un punto a favor. El primer paso está enfocado en recuperar la técnica de carrera y en fortalecer la zona. Hicimos bastante trote con el objetivo de llegar al sábado pasado sin renquera. Lo conseguimos en gran parte y eso nos dejó más que contentos. Obvio que ahora hay que seguir porque esto es parte de la rutina para poder pasar al otro paso.

—¿Te desesperó que se dilató en cierto momento la rehabilitación porque el hueso no terminaba de soldarse?

—Y, sí. La verdad es que a uno lo desesperan ciertas cosas porque por más que me hayan dicho que esto llevará entre cuatro y seis meses de recuperación, sinceramente busco estar bien de una vez. Por eso esta semana tendremos un nuevo panorama, ya que me harán una placa para ver si el hueso ya se soldó.

—¿Te costó comprender que hay tiempos clínicos que se deben respetar por más que el cuerpo muchas veces no indique ciertos síntomas, ya que eso luego deriva en comentarios desafortunados?

—Por supuesto. Pero a la vez escuché y leí tantas cosas que no fueron ciertas. Y que me molestaron, por supuesto. No por mí sino porque se dudó del departamento médico del club, que hizo una operación perfecta. Lamentablemente fue una fractura de mierda. Fue recta por así decirlo y no en diagonal. Y eso es como que hizo que todo sea un poco más lento. Así que no quedó otra que la naturaleza actuara a su modo y que mi organismo vaya respondiendo de manera satisfactoria. De nuestra parte hicimos todo como para estimular la zona y progresar. Pero bueno, son tiempos que uno debe respetar porque si no se hace el callo por sí mismo, no podemos hacer mucho más que lo que venimos haciendo.

—Se ve que te molestó que se haya dudado del médico.

—Seguro. Además se dijo que me fui a Alemania a tratar específicamente cuando no fue así.

—En las redes sociales cualquiera puede agredir porque es gratis. Pero coincidió en que te fuiste a Alemania justo cuando salió a la luz que no te recuperabas.

—Está bien, pero me fui por algunos temas personales. Además la realidad era que no podía hacer mucho. Le pedí permiso al entrenador (Coudet), me lo concedió y me fui.

—¿Hablaste con algún médico allá?

—Sí, con médicos y kinesiólogos que conocía allá, porque antes de venir a esta ciudad viví casi diez años en Alemania. Entonces le comenté al técnico que tenía pensado verlos para ver qué decían y podían hacer como para complementar lo bueno que se estaba haciendo. Es más, los respectivos cuerpos médicos siguen estando en contacto porque para ellos también puede ser útil este caso. Intercambian opiniones para ver cómo seguir mejorando, nada más. Cada cual trabaja a su manera y sólo buscan lo mejor para uno. Pero bueno, se habló tanto que incluso dijeron que me volvía para jugar allá y la realidad es que cualquiera me puede ver en rehabilitación o caminando las calles de esta ciudad.

—¿Cómo llevás el tema del miedo, porque luego de cada lesión hay cierto temor?

—Es verdad. Bien y mentalizado en que la lesión ya pasó. Estoy trabajando en ese sentido y vengo bien.

—¿Y qué análisis hacés del presente de la defensa, ya que cuestionan mucho a Burgos y Torsiglieri, quienes a la vez recién se están conociendo?

—Tuvieron un mal partido y eso es algo que pasa en esta profesión. Aunque no sólo ellos sino todo el equipo no estuvo bien. Pero de ahí a caerles a ellos me parece que es muy de mediocre o de bajo nivel. No se puede decir que son los únicos responsables por los dos goles que nos hicieron ayer (domingo) contra Vélez. La gente dice eso y no es así. Todo el equipo debe defender y atacar. Las críticas destructivas son injustas. Es más, ellos son los primeros en reconocer cuando algo no les sale. O los primeros que quieren evitar que nos lleguen a nuestra área o al arquero. La realidad es que como equipo no funcionamos y es algo que debemos ajustar.

—¿Pensás que los hinchas los critican más porque se habían acostumbrados a verte a vos junto a Donatti con la seguridad que daban?

—No sé, porque tanto el Flaco como yo también nos equivocábamos. Si están en primera y el cuerpo técnico los pidió, por algo será. Torsiglieri viene de jugar en el exterior y además estuvo en Boca. Y Burgos demostró gran nivel en Godoy Cruz. Son jugadores de jerarquía. Pero en esto, todos fallamos. Aunque me parece muy injusto caerles a ellos nomás.

—¿Habrá sido por la forma en que llegaron los goles?

—Si el primero arrancó de un lateral izquierdo, que luego la agarró un volante y quiso patear al arco pero le salió cualquier cosa. Pasó que quedó el rebote y la acción terminó en gol. Y el segundo, Caire corrió 30 metros solo antes de que llegue el otro gol de Pavone. Había que cortar antes la jugada, no es culpa de los zagueros.

—Central y el entrenador se ve que no están tan conformes porque ahora sumaron a otro zaguero central como Gissi ¿qué podés decir de esto?

—Si viene será porque necesitan a otro jugador. Lo único que deseo es que venga para aportar lo suyo para el grupo. No lo tengo tan en vista porque estuve mucho tiempo afuera, pero por lo que me comentaron es un jugador interesante, que además de central puede actuar en el lateral. No quiero opinar mucho sinceramente porque no lo conozco. Si viene de Francia habla de que no es cualquiera.

—¿Y qué sentís cuando ves desde las plateas del Gigante que el equipo no responde?

—Es algo feo porque me gusta ayudar siempre desde adentro. Deseo estar al lado de mis compañeros en todo momento. Por eso también me estoy esforzando para poder estar otra vez a disposición del entrenador.

—¿Cuál fue la imagen del vestuario tras la derrota contra Vélez?

—De mucho dolor. Los chicos estaban muy golpeados. Nos dolió a todo, pero creo que más dolió la forma en que se perdió. En la actitud que mostró el equipo. Porque podés perder, pero hay formas y formas. No mostramos la actitud que nos caracteriza. Más allá de eso, el plantel sacará esto adelante porque es el primero que busca revertir esto. Aunque tampoco es como que está todo mal porque no es tan así. Sabemos que empatamos contra Defensa y Justicia y perdimos con Vélez. No es la situación que buscábamos cuando comenzó el torneo, pero estamos tratando de mejorar día a día. Sí tenemos en claro que habrá que arrancar ganando el sábado porque sino después se pueden despegar algunos equipos y ahí es como que costará remontarla.

—¿Entonces saben que la gente se ilusionó con el plantel que armó la dirigencia, porque además sumó a Teo con todo lo que eso significa?

—Seguro. Pasa que por esas ganas o mochila que nos pusimos de querer luchar por el campeonato, por ahí ahora hace que se vea todo de otra manera. Realmente sabemos que no estamos en una situación cómoda, aunque tampoco es todo malo. Por eso remarco que ante Patronato habrá que sacar los tres puntos como sea.

—¿Puede ser un factor positivo para ustedes que Patronato haya perdido los dos partidos que jugó?

—No, porque el año pasado venía medio mal y nos terminó ganando. Debemos preocuparnos por nosotros mismos antes que nada. Central depende de Central. Por eso, el sábado debemos ganar como sea.

"Estamos siendo profesionales"

—¿Se valoró la actitud que tuvo Teo, que estando lesionado viajó igual con el plantel?

—Por ahí hay otras cosas que también son muy importantes, no salen a la vista y las valoro igual. Queda todo en el plantel. Creo que cada uno está siendo profesional y comportándose de la mejor manera como para ayudar al grupo y que Central luche por el lugar que debe estar.

Comentarios